[Tras una semana de incertidumbre, finalmente los Cavaliers aceptaron el traspaso de Kyrie Irving después de que los Celtics añadiesen una elección de segunda ronda en el draft del 2020 a mayores de todo lo ofrecido]

Danny Ainge no puede ganar. Criticado por su inhabilidad para conseguir a jugadores como Jimmy Butler o Paul George, lleva dos veranos protagonizando algunos de los mejores fichajes de la NBA, ya sea mediante traspaso o en el mercado de agentes libres. En las dos últimas pretemporadas, han llegado a los Boston Celtics jugadores del calibre de Al Horford, Gordon Hayward y ahora Kyrie Irving, en el que es uno de los grandes movimientos de los últimos años. Pero la gente sigue criticando a Ainge, que acumula elecciones en el draft como un enfermo de Diógenes objetos sin sentido, y los aficionados se hacen una pregunta que parecía extraña para cualquier equipo que consiguiera a Irving: ¿Son mejores ahora los Celtics que antes del  traspaso?

La unanimidad en la crítica es que el verdaderamente satisfecho del movimiento que sacudió la NBA el pasado lunes es Kyrie Irving. El base ha logrado lo que quería: salir de la sombra de LeBron James, llegar a un equipo con aspiraciones tan altas como cualquiera, una franquicia histórica en un mercado grande, un entrenador de prestigio en Brad Stevens… Kyrie será el líder mediático y en la cancha de los Celtics y eso es lo que buscaba. A partir de ahí, las dudas:

¿Es demasiado alto el precio que ha pagado Boston por Kyrie Irving? Para lograr al All Star, los Celtics han prescindido de Isaiah Thomas, su gran estrella en los dos últimos años, además de Jae Crowder, Zizic y una elección en el draft que corresponde as Brooklyn Nets y seguramente será alta. Si a eso se le une que los Celtics tuvieron que deshacerse de Avery Bradley y de Kelly Olynyk para hacer sitio al megacontrato de Gordon Hayward, la franquicia de Boston ha perdido a su columna vertebral del equipo que les llevó a la final del Este la pasada temporada.

La defensa de los Celtics se resiente. Isaiah Thomas era el pero defensor de los Celtics (quizás de toda la NBA), pero Kyrie Irving, a pesar de ser más fuerte y medir algo más, no es mucho mejor. Brad Stevens se ha quedado sin sus dos mejores defensores exteriores (Bradley y Crowder) y los únicos capaces de molestar a LeBron y John Wall, sus grandes rivales en el Este. El perfil de los Celtics va a cambiar, a no ser que el prometedor rookie Jaysum Tatum y Hayward se metamorfoseen en defensores de élite.

La traición a Isaiah Thomas. The Little Guy deja Boston tras conquistar sus corazones. Aparte sus heroicidades en el último cuarto y la empatía que genera vera un tío más bajo que tú anotar 28 puntos por partido en la NBA, Thomas se convirtió en héroe para los aficionados de Boston por jugar partidos decisivos en pleno luto por la muerte de su hermana. Los Celtics se lo pagan traspasándolo y a un año de renovar su contrato. Thomas cobra muy por debajo de su valor de mercado y aspira a firmar por lo máximo el próximo verano (cerca de 30 millones por temporada). En Boston señalan que los Celtics tenían dudas de comprometer ese dinero para un base bajo que no defiende, con 29 años y una sospechosa lesión de cadera.

La figura de Ainge sigue en entredicho. A pesar de conseguir tres All-Star en unos meses, un prometedor novato en Tatum y seguir atesorando varias elecciones en el draft, Ainge está en la picota. Muchos se preguntan por qué ha estado dispuesto a ceder a Thomas y, sobre todo, Crowder por Irving, cuando el alero parecía intocable en las discusiones sobre los hipotéticos traspasos de Jimmy Butler y Paul George. Da la sensación de que los Celtics han valorado a Kyrie Irving muy por encima de lo que valoraban a Butler, George y otros nombres que fueron traspasados este verano y pudieron recalar en Boston.

¿Y los Cavs? La valoración sobre el papel para los Cavaliers es buena. Isaiah Thomas es un jugador ligeramente inferior a Kyrie Irving, cuya capacidad para desequilibrar desde el bote y su habilidad para finalizar cerca del aro (habilidad como eufemismo de no-me-puedo-creer-cómo-has-hecho-eso) compensan que es peor tirador que Thomas. En Crowder consiguen un gran jugador de equipo, defensor de élite y tirador potable para dar cohesión al grupo. Zizic es una incógnita pero hay esperanzas puestas en su rol en la NBA. Sin embargo, todo queda condicionado a LeBron James y su futuro. Estas piezas, más Kevin Love y lo que aún pueda venir (¿Wade, Carmelo?) pueden asegurar la hegemonía de Cleveland Cavaliers en el Este una temporada más, pero no garantizan que LeBron James siga ahí si sus planes de mudarse a Los Ángeles son ciertos.

No Hay Más Artículos