El culebrón del verano en la NBA acaba de estrenar un nuevo capítulo. A la petición de traspaso de Kyrie Irving y su posterior marcha a los Celtics, operación que sacudió la mejor liga de baloncesto del mundo, le quedaban todavía algún cabo suelto, sobre todo en lo que se refiere a los dos protagonistas principales. El base y LeBron James. Mucho se ha especulado desde la decisión de Irving de dejar los Cavaliers, planeando como opción más plausible la mala relación entre ambos.

Como buen americano, Irving ni confirmó ni desmintió que ese fuera el motivo de su salida. En una entrevista para la ESPN, el ya playmaker de los Celtics respondió con frialdad cuando le preguntaron si había hablado con James antes de pedir el traspaso. «¿Por qué debería haberlo hecho?», respondió justo antes de soltar un NO rotundo al ser cuestionado por si le preocupaba que LeBron se lo pudiera haber tomado como algo personal.

Kyrie se mostró tranquilo en todo momento y razonó algo más su respuesta para dejar claro que en este tipo de decisiones no puedes pararte a pensar en los demás: «No creo que le deba nada a nadie en lo que respecta a lo que quiero hacer con mi vida (…) Llega un momento en el que maduras y debes tomar una decisión. Y cuando llegas a ese punto no hay marcha atrás. No hay tiempo para pararse a pensar en cómo se sentirá alguien cuando, al fin y al cabo, tienes que ser egoísta cuando se trata de decidir lo que quieres hacer».

Irving se ha marchado para ser feliz. Él mismo asegura que es una decisión que viene de lejos, pero que tampoco quiso hacerla pública para no perjudicar al equipo. El motivo de su infelicidad en Cleveland sigue siendo un misterio. Vivir bajo la sombra de LeBron James, o en anticipo del futuro gris que le esperan a los Cavaliers si el ‘Rey’ vuelve a marcharse el próximo verano son dos posibilidades.

El base buscará en el TD Garden, en sus propias palabras, «perfeccionar mi arte». Con un anillo en su palmarés, lo de ganar ahora mismo no parece ser una prioridad para él, aunque se también se mostró tajante cuando le preguntaron si se veía capaz de lograr otro título sin James.

No Hay Más Artículos