Hace unos días conocíamos que la NBA se planteaba reformas a nivel de competición para evitar que el espectáculo decayese. Pues bien, cuando todavía no se han votado esos cambios, se hará el 28 de septiembre, la liga también ha decidido introducir modificaciones en el reglamento a partir de la próxima temporada. Y, como explica el periodista norteamericano Howard Beck, esas normas tienen nombre y apellidos.

Uno de los protagonistas en ganarse un hueco en el reglamento de la NBA es James Harden. ‘La barba’ es uno de los mejores jugadores mundo y lo está demostrando año tras años en los Rockets, pero además es uno de los más listos a la hora de aprovecharse de la candidez arbitral. Es el jugador que más tiros libres le saca a sus defensores, pero no sólo en las penetraciones a canasta, sino también desde el perímetro. Cada vez que un rival se le acerca a la salida de un bloqueo inicia la acción de lanzamiento, acumulando gran cantidad de faltas de tres lanzamientos.

Desde la próxima temporada, los árbitros diferenciarán muy claramente entre faltas que se produzcan cuando el jugador esté conduciendo o agarrando el balón y las que se hagan durante el movimiento propio del tiro. Además, como elemento disuasorio, los colegiados podrán señalar los contactos forzados por el atacante como falta ofensiva.

La otra norma tiene mucho más que ver con la seguridad de los jugadores y su protagonista tiene bastante menos glamour que Harden. Se trata de Zaza Pachulia, que durante los últimos playoff se ganó la categoría de villano entre villanos (la etiqueta le venía de serie por jugar en los Warriors) al dejar fuera de combate a Kawhi Leonard.

No fue una acción excesivamente violenta, pero sí muy sucia y casi tan vieja como los tableros. El georgiano se colocó debajo de la estrella de los Spurs cuando este había realizado una suspensión. El resultado fue una lesión de tobillo para Leonard que terminó de decantar la serie en favor de Curry y compañía.

Como ya hemos dicho, no es la primera vez que se ven acciones de este tipo e incluso los propios Spurs a tuvieron un especialista en este tipo de artes en sus filas como Bruce Bowen. Lo de Pachulia fue la gota que colmó el vaso y desde este año este tipo de acciones podrán ser consideradas como faltas flagrantes e incluso revisadas por la liga posteriormente, como ya se hace con otro tipo de infracciones. Según la propia NBA, esa falta del pivot de Golden State sería considerada flagrante con el nuevo reglamento.

No Hay Más Artículos