La NBA teme que la presencia continuada en las finales de Cleveland Cavaliers y Golden State Warriors se convierta en una tiranía que rebaje el interés por la liga. Por el momento, la WNBA aprecia su emocionante versión del mismo fenómeno. Minnesota Lynx vuelven a ser campeonas del torneo tras vencer a Los Angeles Sparks, las mismas rivales que hace ahora un año las derrotaban por tan solo un punto delante del público desolado del Williams Arena de Minneapolis. Tras alternar victorias en los cuatro partidos precedentes de estas finales, las Lynx lograron su venganza: se impusieron 85-76 y levantaron su cuarto trofeo en siete años.

Con este título las ganadoras adquieren una dimensión histórica: igualan el palmarés de Houston Comets, la franquicia en la que militó Amaya Valdemoro y que desapareció en 2008 por falta de propietarios que quisieran continuar el proyecto. Hasta la fecha se han disputado 21 finales de la WNBA. En el anterior entorchado de Minesotta, en 2015, participó otra jugadora española, Anna Cruz, que en la actualidad se recupera de una rotura de menisco.

El partido decisivo dejó un récord individual: los 20 rebotes de Sylvia Fowles, MVP de las finales tal y como sucedió el título de 2015 gracias a su dominio en el tablero y en la cesta. Anotó 17 tantos, para acompañar los 20 de Maya Moore, a quien Kobe Bryant definió como “una bestia”. El mítico laker sabe apreciar como nadie eso que llaman clutch, la capacidad para crecerse en los instantes decisivos de los partidos y decidirlos con sangre fría. Fue lo que hizo Moore a 30 segundos del final con una canasta en suspensión que abrió la brecha definitiva con las Sparks.

La actuación de Candance Parker, rayana en el triple-doble (19 puntos, 15 rebotes, 5 asistencias) no sirvió para que las angelinas repitiesen el título de 2016. Ninguna franquicia lo logra desde que las propias Sparks lo hiciesen en 2001 y 2002 comandadas por la mítica Lisa Leslie, la primera jugadora en realizar un mate en un partido oficial de la WNBA.

El cierre de la competición femenina anuncia el inminente retorno de la masculina, que ya está disputando los encuentros de pretemporada. Los Minnesota Timberwolves de Tom Thibodeau, Jimmy Butler y Karl-Anthony Towns parten con el cartel de posible equipo revelación en la NBA y aspiran a regresar a los playoffs. Para la otra franquicia del estado de los 10.000 lagos eso es un reto pequeño: las Lynx ya son leyenda.