Detrás del brillo cegador que emitía el monstruoso inicio de temporada de Giannis Antetokounmpo, los Milwaukee Bucks poco tenían que poner sobre la mesa. Los problemas en defensa y los colapsos en ataque cuando el griego no estaba en la pista dejaron en espejismo el 3-1 con el que abrieron el curso NBA para ponerse 4-6 después de cuatro derrotas consecutivas. La gerencia decidió entonces dar un paso al frente y acordó con los Suns el traspaso de Eric Bledsoe, descontento en Phoenix. Y, por lo visto en el primer encuentro, no se han equivocado.

El base se estrenó la pasada madrugada en la visita de los Bucks a San Antonio. Fue titular y aportó 13 puntos, 7 asistencias, 4 rebotes y un robo en el triunfo contra los Spurs. Bledsoe, que jugó 29 minutos, asumió galones desde el primer momento y dejó destellos que hicieron recordar al jugador que maravilló a la liga formando pareja con Dragic en los Suns.

Y es que más allá de sus propios números, la mejor noticia para la franquicia de Wisconsin es que su nuevo fichaje apunta a convertirse en el complemento perfecto para Antetokounmpo, que sigue siendo presentando noche tras noche su candidatura al MVP de la temporada.

Si logran que Jabari Parker regrese a buen nivel tras su lesión y viendo que más allá de los Celtics no hay un dominador claro en la conferencia, los Bucks tienen una buena oportunidad para colarse en los puestos altos de la clasificación y ser otro de los aspirantes a quitarle la corona a Lebron James y unos Cavaliers que, de momento, no han arrancado este año.

No Hay Más Artículos