Los equipos NBA comienzan a coger ritmo en este inicio de temporada y en una noche cargada de encuentros como la del sábado hubo varias notas destacadas. Los Warriors se han recuperado tras quitarse el óxido en los primeros encuentros, los Rockets vencieron a los Grizzlies en el duelo top del Oeste y los Cavaliers siguen ganando con apuros, todo ello con la guinda de la esperada explosión de Lonzo Ball.

1.- Sin piedad. La historia (o el mito, quién sabe) debería haber enseñado que nunca es buena idea despertar a un dragón. Eso es lo que sucedió en la primera semana y media de la NBA, cuando varios equipos se atrevieron a desafiar la hegemonía de los Warriors. Desde entonces, han ganado 9 de los últimos 10 encuentros y casi siempre con la misma superioridad con la que se deshicieron de Philadelphia. 135 puntos, nueva paliza por más de 20 y un diferencial de 129 puntos a favor en los últimos seis partidos.

2.- Lonzo Ball se libera. No está siendo un inicio fácil para número 2 del último draft. Sus problemas en el tiro y la sombra de un padre que no hace más que alimentar el odio de la NBA hacia su hijo han provocado que Ball haya rendido por debajo de lo esperado. Todo eso desapareció ante los Bucks. Aunque los Lakers no pudieron lograr la victoria, pueden haberse llevado algo mucho más importante, la liberación de su estrella. 19 puntos, 13 asistencias y 12 rebotes para convertirse en el jugador más joven en firmar un triple-doble, superando a Lebron James.

3.- La cuerda de Pau Gasol. Recientemente se han cumplido 16 años del debut del español en la NBA, y todavía hay noches en las que sigue firmando números como los de sus mejores años. Así sucedió ante uno de sus ex equipos en el atropello de los Spurs a los Bulls. 21 puntos y 10 rebotes, el mejor de los suyos en ambos apartados, para liderar a los texanos en un nuevo intento de perpetuarse en la élite de la conferencia.

4.- Los Wolves vuelven a las andadas. La irregularidad sigue siendo la característica principal de los Minnesota Timberwolves. Solventaron un mal inicio con cinco victorias consecutivas, pero ahora vuelven a sumar dos derrotas después de caer ante los Warriors, comprensible, y la pasada noche ante los Suns, ya no tanto. Su principal problema es el de siempre: nadie quiere defender. 37 y 33 puntos encajados en el segundo y último cuarto fueron demasiado lastre.

5-. Denver se lleva el duelo de revelaciones. Nuggets y Magic son dos franquicias que llevan años pasando inadvertidas en la NBA y este curso parecía que su estatus no iba a cambiar. Ambas se están encargando de demostrar lo que equivocados que estábamos con buenos resultados y un baloncesto muy divertido. La pasada noche se midieron en un duelo de revelaciones que se quedó en Denver gracias al dominio de Jokic y Millsap y el acierto desde el perímetro.

No Hay Más Artículos