A Cleveland Cavaliers le ha costado arrancar esta temporada. La dura derrota en las finales ante Golden State y la traumática salida de Kyrie Irving dejaron a la franquicia de Ohio con más dudas que certezas. Bueno, con la única certeza de LeBron James, para ser exactos. Entre otros, uno de los problemas de los Cavs estaba en el puesto de base. Isaiah Thomas, que llegó en el traspaso con los Celtics, está lesionado y todavía no ha podido estrenarse, mientras que Derrick Rose… sigue siendo el Derrick Rose que todos conocemos en lo que se refiere a su capacidad para mantenerse sano.

La falta de un playmaker no es algo nuevo para LeBron, que el año pasado ya lo reclamó en más de una ocasión. Y ahí es donde cobra protagonismo José Manuel Calderón. El español, uno de los bases más consistentes durante la última década, está en la recta final de su carrera y lleva varios años dando tumbos por la NBA, pero la pasada madrugada demostró que todavía puede ser el jugador que necesita James para esa posición.

Los Cavaliers van recuperándose poco a poco y suman ya cinco triunfos seguidos, el último en Detroit, precisamente uno de los hogares de Calderón en las últimas campañas. El ex de Toronto y Dallas, entre otros, fue titular por segunda vez en este curso y anotó 14 puntos con una carta de tiro casi perfecta. Además aportó cuatro rebotes y dos asistencias en 28 minutos sobre la pista en la paliza a los Pistons.

Calderón, que no había tenido participación en tres de los últimos cuatro encuentros, puede que ya no esté para comandar un ataque como lo hacía cuando era un ‘raptor’, pero tampoco es algo que necesite LeBron James. Él solo monopoliza las posesiones de los Cavs y lo que pide es un jugador capaz de darle un respiro para subir el balón de vez en cuando y, lo que es más importante, que sea una amenaza desde la línea de triple cuando las defensas se cierren sobre él.

A sus 36 años, ese rol le viene bien al español, que puede haber encontrado su sitio en el equipo. No sólo ahora, cuando Thomas y Rose están lesionados, sino para más adelante entrar definitivamente en la rotación y permitirle al ‘Rey’ no tener que exprimirse en exceso antes de que llegue el mes de mayo.