Hay una cosa peor que perder ocho partidos seguidos y descolgarse en la salvaje lucha por entrar en los play offs de la Conferencia Oeste en la NBA. Y es que tu jugador franquicia se cabree tanto como lo ha hecho Marc Gasol, desafiando y mostrando su decepción personal con el entrenador. Pues en esas están en Memphis Grizzlies, escocidos tras perder ante los Brooklyn Nets, uno de los peores equipos de la liga, la octava derrota consecutiva y que llegó con Marc Gasol sentado en el banquillo en el último cuarto, cuando los de David Fizdale peleaban el partido.

Gasol llevaba 18 puntos en el partido cuando ya no volvió a la pista a pesar de que los Grizzlies estaban con opciones de evitar el bochorno en casa ante los Nets. Los de Memphis se dejaron llevar en el tercer cuarto y se pusieron 14 abajo, pero los suplentes metieron al equipo en el partido y, cuando se esperaba el regreso de Gasol a pista para culminar la remontada, no se produjo. La reacción del veterano pívot español sorprendió a todos: normalmente comedido y profesional, el más joven de los Gasol manifestó toda la frustración por lo sucedido y lo que viene pasando esta temporada. Y quién sabe si algo más profundo.

“Te lo tomas como algo personal. Es frustrante y empiezas a hacerte preguntas. No creo que se lo hubieran hecho a Mike”, espetó Marc Gasol en la frase quizás más dura de todas las que dijo ante la prensa en el vestuario. Ese Mike es Conley, el base del equipo, ausente por lesión en los últimos siete partidos (todos derrotas). Marc Gasol fue uno de los agentes libres más codiciados hace un par de veranos. pero firmó cinco años más con los Grizzlies a razón de 110 millones de dólares. En esa decisión pesó que Conley también se comprometió a continuar, con un megacontrato que convirtió al base en uno de los mejores pagados de la historia. Ahora, la franquicia de Memphis, pasados los años del Grit and Grind, parece más lejos de competir ya no por el anillo, sino por entrar en play offs. Y puede que Gasol empiece a sudar esa frustración.

“No sé el por qué. Es la primera vez que me sucede y no me gusta ni un poco. Estoy más cabreado de lo que puedo mostrar. Si no estoy en la pista, no me siento valorado. Y estoy seguro de que los entrenadores sabían que era lo que más me dolería”, insistió Marc Gasol, viendo algo deliberado en la decisión de Fizdale. El pívot catalán está promediando 19 puntos (con porcentajes bajos para su estándar), 9 rebotes y 4 asistencias, números estelares a la altura de su reputación en la NBA, algo que seguro no pasa desapercibido para algún equipo con serias aspiraciones. Hace años parecía improbable en Gasol (que abrazó la bandera de Memphis Grizzlies para llenar el hueco de su hermano y liderar como Pau nunca lo hizo) un comportamiento similar. ¿Pura frustración deportiva por la racha de derrotas o algo más profundo?