La Conferencia Este se está mostrando mucho más competitiva de lo que todas las predicciones de la temporada NBA habían apuntado (incluida la nuestra). Los Celtics arrancaron como un tiro y los Cavaliers empiezan a solucionar sus problemas. Pero por detrás aparece una tercera vía que amenaza con convertirse en un poder por sí mismo en el Este. Los Detroit Pistons se plantaron en el Garden y ganaron de manera convincente (108-118) a los de Boston, acentuando un gran arranque de temporada y, quién sabe, aspirar a darle un susto a los dos grandes monstruos de la Conferencia.

La lucha por el los puestos de prestigio en el Este está más apretada que nunca, con Cavs, Celtics, Pistons, Raptors, Wizards, Bucks, los sorprendentes Pacers, quizás los Knicks… Y la igualdad, a diferencia de otros años, no es por lo bajo: los equipos del Este están plantando cara a los del Oeste. Es el ejemplo de los de Detroit. Esta temporada ya han ganado a Warriors, Timberwolves (dos veces), Thunder, Clippers… El equipo del pintoresco Stan Van Gundy tiene un balance de 13 victorias y 6 derrotas tras superar con muy buenas sensaciones a los Celtics. Liderados por un espectacular Andre Drummond (26 puntos, 22 rebotes, 6 asistencias, 4 robos), los Detroit Pistons fueron superiores a los Celtics de principio a fin y sus titulares claramente mejores que los de Boston.

Es el banquillo de los Pistons lo que puede limitar el vuelo de la franquicia de Detroit, que necesitaba un arranque así para llenar su nuevo pabellón tras mudarse de Auburn Hills (con discretos resultados de venta de entradas). El equipo de Van Gundy ataca de manera metódica, defiende con orden, sólo tiene un titular sospechoso Stanley Johnson, un tres de defensa y triples que no es especialmente brillante), Reggie Jackson está jugando con temple y claridad, Andre Drummond mete sus tiros libres y está implicado en ataque (los Pistons no pierden si supera los 16 puntos, y van 9 veces esta NBA), Tobias Harris está haciendo la temporada de su vida y cuando está en racha es imparable, Avery Bradley hace lo que se supone que debe hacer (defender y meter sus tiros)…

El banquillo es corto de talento, sobre todo si Jon Leuer está lesionado como ahora, Los dos suplentes más usados son Anthony Tolliver y Ish Smith, dos journeymen como no hay en la NBA, los dos con una decena de equipos NBA a sus espaldas. Se notó ante los Celtics: Brad Stevens usó alineaciones mixtas, con suplente y titulares mezclados, y en esas fases de partido era donde los de Boston apretaban e incluso llegaban a ponerse por delante en el marcador. Con los titulares en pista, los Celtics siempre iban a rebufo. ¿Podrán mantener este ritmo los Pistons para desafiar a los Celtics e incluso los Cavs? ¿Seguirá on fire Tobias Harris toda la temporada? ¿Seguirá Andre Drummond metiendo sus tiros libres? Mientras dure, los Pistons son un equipo que debes ver.

No Hay Más Artículos