Consumido casi un tercio de la temporada de la NBA, apenas hay certezas a las que agarrarse. Boston Celtics y Houston Rockets, líderes de sus respectivas conferencias, son los únicos valores seguros, los equipos que avanzan sin excesivos sobresaltos y conforme a lo esperado. A partir de ahí, sálvese quien pueda. Entre lesiones, estados de forma cambiantes, rachas inesperadas y otras circunstancias extraordinarias, cuesta establecer un patrón que permita afirmar algo sin riesgo de meter la pata. Como decía aquel eslogan, la competición estadounidense de baloncesto sigue siendo el lugar “where amazing happens” (donde ocurre lo asombroso). Lo que sigue es un repaso por los hechos más noticiosos de una noche repleta de partidos:

· Durant pierde los nervios y los Warriors a Curry: saltan las alarmas en Golden State. Stephen Curry se retiró cojeando el último minuto de la victoria frente a New Orleans Pelicans (115-125). Su lastimado tobillo derecho, el mismo que retrasó su explosión en la NBA, se torció al pisar el pie de un rival, en una de esas imágenes que provocan espanto en la grada. Poco antes había anotado el triple 2.000 de su carrera, convirtiéndose el jugador que antes llega a esa cifra (lo hizo en 227 partidos menos que Ray Allen). Y mientras, Kevin Durant sigue empeñado en pasar por un tipo duro. Esta vez se quiso hacer valer ante uno que no tiene nada que demostrar en ese sentido: DeMarcus Cousins. El árbitro sofocó la exhibición de hombría expulsándolos.

KD & Boogie got into it and then got ejected 😳

A post shared by Bleacher Report (@bleacherreport) on

· LeBron resuelve todos los males de los Cavs: que si la defensa de Cleveland es un desastre, que si Derrick Rose no sabe qué va a hacer de su carrera, que si por ese camino no hay nada que hacer frente a Boston… LeBron James ha decidido resolver los problemas de su equipo actuando como en sus primeros años en la NBA: poniéndose al mando de todas las operaciones. Sus registros estadísticos actuales están por encima de la media de su carrera (28 puntos; 7,9 rebotes; 8,5 asistencias de media esta temporada) y como resultado los Cavaliers llevan una racha de 12 triunfos seguidos, a uno del récord de la franquicia. Chicago Bulls fue la última víctima de Bron-Bron (113-91).

· Los Jazz afinan la orquesta: hace dos semanas Utah Jazz eran un desastre, Ricky Rubio se había extraviado, y parecían un equipo muerto. Ahora suman seis victorias consecutivas. Varias circunstancias confluyen en esta inesperada resurrección: Rudy Gobert ha regresado de su lesión, el entrenador Quin Snyder ha decidido exprimir su plantilla repartiendo mucho los minutos, y el novato Donovan Mitchell ha explotado como el anotador que necesitaban y parece decidido a echarle un pulso a quien sea por el título de rookie del año. ¡Ah! Y han vuelto a defender a su mejor nivel. Anoche humillaron a Washington Wizards dejándolos por debajo de los 70 puntos (116-69).

· Devin Booker y el sistema solar: solo hay un sol en Arizona y se llama Devin Booker. Phoenix Suns piensa perder todos los partidos que pueda, aunque de vez en cuando su joven estrella se empeñe en lo contrario. Tras la salida de Eric Bledsoe quedó claro que esta es otra temporada de tránsito en la franquicia, a la espera de que el draft la rescate. Viendo a Joel Embiid comerse a Alex Len, parecía que Philadelphia les iba a enseñar cómo se reconstruye un proyecto, pero Booker decidió anotar 46 puntos y a su equipo no le quedó más remedio que ganar a regañadientes a los 76ers (115-101).

· El alivio de Marc Gasol: Memphis Grizzlies cortó al fin una sangría de once derrotas consecutivas (su peor racha desde 2009) que había puesto de los nervios al pívot español y le costó el puesto al entrenador David Fitzdale. Lo hizo de forma sufrida (92-95), cómo si no, frente a Minnesota Timberwolves con 21 puntos de Gasol, el único baluarte que le queda a la franquicia mientras Mike Conley siga en la enfermería. El 33 de los Grizzlies intentaba explicar tras el encuentro los factores que habían influido en la victoria, pero sintiendo un enorme alivio, decidió cortar por lo sano: “Ganamos, así que da igual”.