“Me gusta lo que veo, el potencial que tienen. Verles divertirse y devolviendo la energía y el amor que les da el Garden. Estoy feliz por ellos”, dijo Carmelo Anthony sobre la actuación de algunos de sus excompañeros. Acusado en Nueva York de chupón y de impedir la evolución de la franquicia con su sueldo desorbitado y su cláusula de impedir traspasos salvo el que le interesase, el hecho de ver a un grupo en principio de descartes tener un récord (16-13) mejor que los Thunder de las tres súperestrellas podría reforzar el argumento de los críticos de Carmelo, pitado durante el partido aunque aplaudido en la presentación.