Como buena competición, en la NBA también hay tradiciones que vuelven por Navidad. Como los Warriors, que tras un inicio dubitativo con varios tropiezos recibirán los regalos de Papa Noel como el mejor equipo de la liga (también ya en la clasificación). A ese puesto se han aupado después del triunfo ante los Lakers, culminando una buena racha pese a no poder con Stephen Curry, al que todavía le queda un tiempo de baja por una lesión de tobillo.

Pero la maquinaria de Oakland ya ha puesto velocidad de crucero. Un gran Kevin Durant guió a los de Kerr, que tuvieron en el rookie Jordan Bell al factor desequilibrante de la noche ante otra gran actuación de Kyle Kuzma. El pivot, adquirido en segunda ronda después de pagar con dinero el pick a los Chicago Bulls, fue una pesadilla para el siempre endeble juego interior angelino. 20 puntos, 10 rebotes y la demostración de que los Warriors no se equivocaron.

Y si el síntoma es de que a Golden State ya será difícil pararlos hasta mayo, los que empiezan a preocupar son los Rockets. Sumaron su segunda derrota consecutiva, la segunda contra un equipo de Los Ángeles, anteayer los Lakers, esta vez los Clippers, y, lo que es más sonrojante, desaprovecharon una nueva exhibición de James Harden.

Porque para culpar a este bache no se puede ir a su estrella, ni mucho menos. La ‘Barba’ anotó 51 puntos por segundo partido seguido, algo que no se daba en la NBA desde que hace 10 años lo consiguiera Kobe Bryant. Pero sin Chris Paul no tuvo demasiado acompañamiento y acabaron cediendo ante el poderío de Deandre Jordan y un Austin Rivers que logró con 36 puntos la mayor anotación de su carrera. Sí, así está la defensa de Houston.

No terminó feliz Harden, ni tampoco sobre la cancha. La estrella hizo visible su frustración y la pagó con los árbitros, que siempre miran con lupa sus actuaciones. Fue expulsado en el último cuarto y no se cortó tras el encuentro: “Estoy cansado de oír: ‘Cometí un error’ o ‘no me di cuenta’. Cuando uno es jugador oír esto todo el tiempo es frustrante. Sé que todos nos equivocamos, pero molesta”.

No Hay Más Artículos