La tradición navideña en que se ha convertido el duelo Golden State Warriors-Cleveland Cavaliers ayuda a enconar aún más la rivalidad que está definiendo esta década de NBA. Ambos equipos se han medido en las tres últimas finales y son favoritos a una cuarta edición. Pero son esos partidos con aire de play off jugados con uno de los equipos lejos de sus familias en el día de Navidad los que mantienen viva la llama. En los dos duelos anteriores, el ganador de la batalla perdió la guerra por el título. A eso se aferran ahora los Cavs, después de perder en el Oracle 99-92, víctima de la defensa de los campeones y de una decisión arbitral muy polémica.

“Me hizo falta dos veces. Pero bueno, qué le vas a hacer”, dijo LeBron James sobre la acción que sentenció el choque, cuando Kevin Durant taponó la entrada a canasta del líder de los Cavs, en una jugada que podría haber cambiado el sino del partido con un minuto por jugarse. Un par de acciones antes, el propio Durant forzó una pérdida de James, que también había pedido falta en la defensa del alero de os Warriors.

KD, líder de Golden State en la racha de 8 victorias y 1 derrota en los 9 partidos sin Stephen Curry, además de anotar más que nadie en su equipo, está en plena campaña por conseguir el título de jugador defensivo del año, y eso puede que se esté metiendo en la cabeza de los árbitros. Durant dejó que Twitter se encargara de buscar la falta en la jugada durante las próximas 24 horas.

Los Warriors llevan unos partidos acusando de verdad la falta de Curry en forma de menos fluidez y, sobre todo, menor efectividad en el tiro de tres. Pero su defensa les está permitiendo ganar incluso a un titán ofensivo como los Cavs. LeBron empeoró sus porcentajes, suplentes brillantes esta temporada como Jeff Green y Kyle Korver no anotaron, sólo los 15 triples mantuvieron a los de Cleveland en el partido. LeBron dio la clave (además de la falta que reclamó de Durant): “Nos patearon el culo en transición”. 33-9 en puntos al contraataque acabaron por ser decisivos. Como quizás la no-segunda técnica a Durant tras encararse con (de todos los jugadores posibles) el soso José Manuel Calderón.

Los Warriors siguen ganando a pesar de sus extrañas alineaciones (el novato Jordan Bell fue titular por sorpresa), las lesiones de Curry, Pachulia, Draymond Green, entre algodones Livingston e Iguadala… Quizás el gran vencedor de la noche fue Draymond, en su segundo partido tras volver de sus molestias de hombro. El todoterreno de los Warriors firmó su primer triple-doble de la temporada. Y además, se anotó un tanto con sus zapatillas costumizadas con el meme de Arthur, una referencia directa a una publicación en Instagram de LeBron James que todos interpretaron como un lloro por Kyrie Irving.