DeLos Oklahoma City Thunder han mejorado considerablemente. tras un arranque poco prometedor con su nuevo Big Three, con Russell Westbrook sin saber si seguir tirándose hasta las zapatillas o no, con Carmelo Anthony extraño en su nuevo rol de tirador ocasional, con Paul George esperando a saber cuándo desarrollar su juego. Antes de recibir a Milwaukee Bucks, los Thunder venían lanzados en franca mejoría. Pero una canasta de Giannis Antentokounmpo en el último instante les frustró a varios niveles: amargas quejas arbitrales y la constatación de que su banquillo no está al nivel de su trío estelar.

La ausencia de Paul George por lesión destapó lo que muchos habían visto cuando Sam Presti tuvo que hacer sitio tanto al ex de Indiana como a Carmelo: el fondo de armario de los Thunder, sobre todo en el aspecto ofensivo, es muy escaso. El técnico Billy Donovan lo sabe y lanzó un mensaje muy optimista tras el duelo contra los Bucks: “Mi instinto es que Álex Abrines necesita ayudar a nuestro equipo, e intento encontrar formas de hacer que se involucre y sea positivo para los Thunder. Eso fue un poco lo que busqué poniéndolo de titular”. El español no estuvo a la altura del reto: apenas jugó 10 minutos y no anotó. Donovan le sustituyó en el arranque del tercer cuarto por Huestis, que tampoco pudo con Antetokounmpo en la jugada decisiva y se cargó de faltas en apenas segundos.

Paul George es un jugador de élite en la NBA, capaz de defender a cualquiera y anotar 20 puntos sin necesidad de acaparar más balón del necesario (o en este caso, quitárselo delos manos a Westbrook). El flojo inicio de los Thunder con Abrines en el sitio de George abrió una brecha de 20 puntos que los de Oklahoma enjugaron como sólo saben hacer: con altas dosis de Russell-cesto. 346 tiros de Westbrook para 40 puntos, muchos de ellos en el momento decisivo del último cuarto, incluido un triple que mandaba el partido a la prórroga tras minutos y minutos de remontada local. Minutos antes, un espectacular mate sobre el gigante Thon Maker electrificaba el pabellón.

View this post on Instagram

WESTBROOK JUST THREW IT DOWN ON THON MAKER. 😱

A post shared by House of Highlights (@houseofhighlights) on

Pero Antetokonmpo tenía 4 segundos para decidir el partido y los aprovechó. El diseño de jugada tras tiempo muerto aisló al griego con Huestis, le superó por la línea de fondo y acabó con un mate sólo al alcance de su espectacular físico por encima de Westbrook, que llegó tarde a la ayuda. Sólo una pega: es muy posible que su gigante pie izquierdo pisase la línea de fondo en el primer paso hacia la canasta. Paul George lo vio desde su casa, tanto que quizás también viera un paso extra de Giannis en el intento.

Tras el shock de ver el partido perdido, llegaron las reacciones: ¿por qué los árbitros no revisaban en vídeo la jugada? La explicación llegó poco después: no se puede echar un vistazo a ninguna jugada que no implique un pitido de los árbitros antes. Es decir, si se hubiese pitado alguna falta o infracción en la jugada, sí se podría haber revisado. No fue el caso. “No podemos preocuparnos más con eso, y sí con por qué no estuvimos bien en la primera parte”, dijo Donovan después.

“Supongo que dentro de poco veremos en las noticias que los árbitros se perdieron esa infracción. Ya no podremos hacer nada”, se resignó Carmelo Anthony, que con sus 12 puntos no llenó el vacío ofensivo de Paul George. La polémica arbitral crece en la NBA tras lo sucedido en Navidad entre Warriors y Cavaliers, y el creciente rumor de descontento de los jugadores con el nivel de los jueces. Pero los Thunder tienen otras reflexiones internas que hacer mirando a su plantilla.

No Hay Más Artículos