Pocos espectáculos hay más hipnóticos en los últimos años que ver a Stephen Curry enrachado. El genial base de los Golden State Warriors lleva varias temporadas dominando la NBA desde el perímetro y de momento no ha aparecido el entrenador que encuentre antídoto a su acierto. Los últimos en sufrir ese instinto de francotirador han sido los Memphis Grizzlies, que no tuvieron opción en Oakland, en parte, por una nueva barbaridad de Curry.

Lo más sorprendente de esta historia no es que el All Star viera el aro como una piscina, algo habitual en él, sino que lo hizo después de estar ausente en los últimos 11 encuentros. Hace casi un mes sufrió un importante esguince de tobillo y tuvo que parar para recuperarse de una zona que ya le dio muchos problemas en sus inicios. Pero la inactividad no le pasó factura y Curry regresó como si nada.

Curry anotó 38 puntos en 26 minutos, ya que los médicos lo autorizaron para jugar, pero con limitación de minutos. De minutos, que no de puntos, porque el base decidió aprovechar al máximo su tiempo sobre la pista y enchufó 10 triples. Es la primera vez que alguien alcanza dobles dígitos desde la línea de tres esta temporada, una gesta que él ya ha repetido en más de una ocasión.

Así, con el tobillo sano y la muñeca al rojo vivo, el propio Curry reconoció que lo había echado de menos: “Mi cuerpo se ha sentido mucho mejor de lo que podía pensar. Ha sido especial, quería sentir esta sensación de nuevo… parecía que estuviese en mi primer día de colegio“. Con su increíble nivel de acierto ante los Grizzlies (que jugaron un gran partido a nivel ofensivo pero no pudieron mantener el ritmo de los Warriors), Curry subió dos décimas su porcentaje de acierto en triples esta temporada: pasó del 38% al 40%.

Muchos pensaban al inicio de este curso NBA que el título llevaba ya el nombre de Golden State Warriors. Un inicio con dudas y la presencia de los Rockets nos hizo replanteárnoslo, pero en las últimas semanas Harden y los suyos han perdido el paso mientras que los Warriors mantuvieron el tipo sin Curry. Ahora está de vuelta y parece que con más ganas que nunca, así que… esperemos al menos ver unos playoffs competidos.