DeAndre Jordan es uno de esos jugadores que remiten a los tiempos en los que la NBA era un mundo inalcanzable para el resto del mundo, o de cuando al resto del mundo llegaban jugadores de Estados Unidos cuya capacidad atlética parecía fuera de este planeta. La mezcla de envergadura, rapidez, salto y agilidad del pívot de Los Ángeles Clippers sigue recordando que, a pesar de la reducción de distancias entre el baloncesto norteamericano y el del resto del mundo, continúa habiendo una distancia insalvable en el aspecto físico. Así que, si hasta DeAndre Jordan se lesiona, es que realmente no hay nadie indestructible.

Jordan lleva 10 temporada metiendo hacia abajo los globos que le lanzan sus compañeros de los Clippers, y en esa década no se había perdido ningún partido por lesión. Hasta ahora. Un esguince de tobillo sufrido ante los Sacramento Kings le impidió jugar el siguiente partido de los angelinos (también ante los Kings). Algo inédito en su carrera, ya que DeAndre Jordan era el segundo jugador de la NBA que más partidos había jugado desde su debut, 714, sólo por detrás del escolta de los Knicks Courtney Lee (719), un jugador mucho más liviano que el pívot de los Clippers.

DeAndre Jordan no tardará mucho en volver a la cancha para ayudar al equipo de Doc Rivers. “No he visto una situación igual en mi carrera, ni como entrenador ni como jugador”, dijo el técnico de los Clippers sobre la increíble racha de lesiones de los angelinos. El mismo día que recuperaba a Blake Griffin y a Milos Teodosic, Rivers perdía a Jordan. En lugar de su pívot ancla de la defensa, jugó como titular el correcto Willie Reed, el 16º jugador que los Clippers usan como titular esta temporada, para 21 quintetos titulares distintos, ambas cifras las más altas de la temporada en la NBA, con diferencia.

A pesar de eso, los Clippers se mantienen muy vivos en la lucha por los play offs de la Conferencia Oeste, sobreponiéndose al adiós de Chris Paul y a las graves lesiones de Griffin, Gallinari, Patrick Beverley y hasta las más leves de los jugadores de relleno que han tenido que ir fichando. Doc Rivers ha hecho un trabajo excepcional sacando 20 victorias en 41 partidos de ese grupo, y manteniendo el foco a pesar de las lesiones. Pero si ya hasta un titán como DeAndre Jordan cae, es difícil mantenerse con la cabeza fría.