Sería ridículo pensar que la llegada de Kevin Durant a Golden State Warriors fue perjudicial para el equipo de Oakland. Añadieron otro arma letal a su perímetro que acabó siendo clave para devolverle el título en las terceras finales consecutivas. Sin embargo, es más debatible señalar que la incorporación de KD nos puede haber privado de disfrutar con regularidad de uno de los mejores anotadores de la NBA en la historia reciente: Stephen Curry.

En la temporada 2015-16, última sin Durant, Curry promedió más de 30 puntos por partido, producción que bajó hasta los 25 al año siguiente. En el presente curso estaba elevando su registro en lo que ya se ve como una versión distinta de Curry. Más generador. No mejor, ni peor, sino diferente. Por suerte, en una liga tan larga como la NBA, sigue habiendo espacio para que genios como él saquen toda su magia cualquier noche.

Y si no que se lo pregunten a Boston Celtics, que tuvieron que sufrir a un Stephen Curry vintage en su último enfrentamiento. El base warrior anotó 49 puntos, su máximo de la temporada, y se encargó de dejar patente que todavía hay cierta distancia entre ambos equipos si pensamos en unas hipotéticas Finales por el anillo (con el permiso de Lebron James).

Enfrente, Kyrie Irving se encargó de poner todavía más picante al espectáculo, con fases de del encuentro en el que parecía que todo se reducía a un mano a mano entre los dos bases, algo que podremos ver de nuevo en el All Star. Empezaron mejor los Celtics, pero poco a poco fueron cediendo ante la puntería de Curry. 33 puntos en la segunda parte, 13 de ellos en los apretados cuatro últimos minutos y con una carta de tiro que lo dice todo: 16 de 24 en tiros de campo, 8 de 13 en triples.

Ahora mismo ambos lideran sus conferencias y de momento nadie quiere hablar de lo que pasará en mayo. Pero en caso de que este partido sea el aperitivo a la lucha por el título, en Boston deben tener claro que Stephen Curry sigue teniendo el punto de mira afinado cuando se le necesita. Otro problema en una ecuación que ya incluye a Durant… y a Green… y a Thompson…

No Hay Más Artículos