Para quienes crearon un apego sentimental hacia la NBA gracias a aquella parsimonia asesina de Larry Bird lanzando balones desde la línea de tres puntos como quien lava, o por causa del duelo de bombas nucleares estallando en el aro que disputaban Michael Jordan y Dominique Wilkins, el sábado del All-Star Weekend no es un aperitivo del partido de las estrellas del domingo: es la cita que se espera con más ilusión. La liga acaba de revelar los participantes en los concursos de habilidades, triples y mates, y a ellos les pedimos que se lo tomen con la misma dedicación de quienes trasnocharemos con la esperanza de ver lo nunca visto. Dos Gordon (Eric y Aaron) y un Embiid (Joel) parten como principales atracciones, aunque tenemos otros favoritos. Lo contamos en este repaso por los participantes.

· Desafío de habilidades: la fugaz yincana que consiste en un duelo de velocidad driblando el balón, pasándolo y anotando canasta mientras se sortean unos obstáculos fijos semejaba una tontería pero ha ido ganando aceptación con los años. Sobre todo desde que la NBA decidió incentivar la participación de algunos de los grandullones de la liga frente a los bases más hábiles. Para sorpresa de todos, los desgarbados gigantes Karl-Anthony Towns y Kripstas Porzingis ganaron las dos últimas ediciones. El letón intentará defender su título este año frente al showman Joel Embiid, Al Horford y Lauri Markkanen, compañeros de alta estatura, y los bajitos Jamal Murray, Lou Williams, Spencer Dinwiddie y Donovan Mitchell. Está claro que Embiid pondrá el espectáculo, pero nos gustaría ver ganar a un patoso aparente como Markkanen.

· Concurso de triples: todo el mundo echará de menos a Stephen Curry, el más fascinante tirador de la historia de la NBA, y James Harden, el que más triples ha anotado en lo que va de curso. Pero al menos habrá revancha entre Klay Thompson, el ganador de 2016, y Eric Gordon, que lo destronó en 2017. Junto a ellos probarán puntería Bradley Beal, Wayne Ellington, Tobias Harris, Paul George, Devin Booker y Kyle Lowry. Como deseo a todos gustaría que se superasen los pírricos 21 puntos con los que Gordon se llevó el trofeo el pasado año. Una pista: Thompson lidera la liga en porcentaje de triples encestados (45,4%) y cuando alzó el título lo hizo con 27 puntos. Cuesta no apostar por el de los Warriors.

· Concurso de mates: he aquí la madre del cordero. Que un All-Star sea memorable depende a menudo de que haya unos slam dunk para el recuerdo. Hace años que la NBA da vueltas al formato intentado reverdecer laureles. Se encuentra con el problema de que las proezas gimnásticas de las que son capaces los jugadores en cualquier partido al azar de la temporada rebajan la capacidad de sorpresa sobre lo que pueda aparecer en el concurso. Ver al canijo Spud Webb volar para machacar el aro en los años 80 era casi un truco de magia. Hoy resulta más difícil recrear ese sentido de la maravilla. Lo intentará Aaron Gordon, protagonista de un certamen increíble hace dos años, cuando fue derrotado por Zach LaVine. Tampoco pudo ganar el año pasado. Intentará que a la tercera vaya la vencida. Frente a él, dos bases con muelles en los pies, el renacido y cantarín Victor Oladipo, y el novato Dennis Smith Jr. Pero ojo con otro júnior. Larry Nance Jr., el hijo del ganador del primer concurso de mates celebrado en 1984, Larry Nance, llega para reclamar lo que es suyo por herencia.

No Hay Más Artículos