Que Nikola Mirotic no iba a terminar la temporada en los Chicago Bulls era algo más que sabido. La franquicia, en reconstrucción, ya lo renovó casi a regañadientes en verano y tras su pelea con Bobby Portis se puso del lado de este último cuando el español le dio el ultimátum de ‘o él o yo’. Con esto encima de la mesa, algo que como nosotros sabían el resto de franquicias NBA, parecía complicado que los Bulls lograsen hacer un buen negocio con el traspaso del alero. Por suerte para ellos, una inoportuna lesión ha provocado, al menos, la misma desesperación en New Orleans Pelicans, que han cerrado un acuerdo para hacerse con Mirotic después de la grave lesión de Demarcus Cousins.

El movimiento parece, a priori, satisfactorio para las dos franquicias. Los Bulls reciben el tóxico contrato de Omer Asik, al que tendrán que aguantar seguramente este año y dos más, pero también una primera ronda, además de Tony Allen y Jameer Nelson, a los que posiblemente cortarán próximamente. Por su parte, los Pelicans acogen a Mirotic, al que le garantizan los 12,5 millons de su contrato para la próxima temporada y una segunda ronda del draft.

El objetivo de unos y otros queda claro en este traspaso. En Nueva Orleans quieren ganar ya. Sacrifican futuro (esa primera ronda) por mantener sus opciones de entrar en playoff y, sobre todo, mantener contento a Anthony Davis. La estrella pasará a jugar más minutos como pivot y tendrá más espacio en la zona. Porque obviamente el español ni se acerca a la producción ni calidad de Cousins, pero es una gran amenaza exterior y el equipo puede seguir apoyándose en lo que generen Rondo y Holiday.

El alero español, jugando el mejor baloncesto desde que llegó a la liga con casi 17 puntos y más de 6 rebotes por encuentro, ha aprovechado el escaparate en el que lo pusieron los Bulls y tendrá la oportunidad de jugar para un equipo ganador. Más dudas despierta su rendimiento en defensa, para lo que los Pelicans están intentando ajustar su estructura salarial y fichar a Greg Monroe, cortado por Phoenix Suns.

Los Bulls están en otra página del libro. El interés por ganar ahora no es tanto como por construir ladrillo a ladrillo algo prometedor que dé sus frutos en unos años. Esa primera ronda del draft ayudará a complementar a los jóvenes Kris Dunn y Lauri Markkanen, pilares de la franquicia ahora mismo. El finlandés, con un molde similar al de Mirotic, ha disipado las pocas dudas que podía haber y, además de los temas extradeportivos, ha sido uno de los motivos de que Mirotic fuese prescindible.