Kevin Durant y LeBron James se subieron a un Uber y se grabaron. Lejos de ser uno de esos programas inanes de karaoke en el coche, dos de las grandes estrellas actuales de la NBA (una de ellas con legitima candidatura a ser uno de los mejores de la historia) comentaron la visión social de su profesión, de dónde salieron y a dónde han llegado y la responsabilidad que eso les otorga como ejemplo para otros negros. Y ambos volvieron a dejar clara su postura sobre Donald Trump: “Siento que nuestro equipo, como país, no está siendo dirigido por un gran entrenador”, resumió Durant.

“El presidente es alguien que no entiende a la gente. Y al que realmente no le importa una m…. la gente”, dijo LeBron James en el mismo programa, cuyos vídeos llenan las redes sociales justo en el momento en que Estados Unidos se enfrenta a otro tiroteo masivo en una escuela de Florida, que vuelve a poner en el punto de mira la postura de Trump y su administración en el control de armas y el apoyo a asociaciones como la nacional del rifle. Tanto James como Durant, de origen humilde y criados por madre soltera en ambientes de necesidad, se refirieron a la situación de desigualdad que sigue existiendo en Estados Unidos, agravada según ellos por la falta de un liderazgo político que trabaje en la dirección de eliminar esa desigualdad.

LeBron sufrió una especie de epifanía en su postura pública cuando se encontró una pintada en la puerta de su mansión de 20 millones de dólares en Los Ángeles. La pintada decía apenas “Negrata”. James se dio cuenta entonces que no importaba que ingresara cientos de millones de dólares al año por jugar al baloncesto: “Siempre va a haber alguien que te recuerde que sigues por debajo de ellos”. “No importa cuanto dinero tengas, lo famoso que seas o cuanta gente te admire, ser negro en América es duro“, insistió la estrella de los Cleveland Cavaliers.

La NBA no es un ambiente propicio para Trump, que se ha llevado nuevas críticas recientes de Steve Kerr y Gregg Popovich a raíz del último tiroteo y de la situación de desigualdad de los negros, mientras la liga celebra el mes honorífico para la historia de los afroamericanos. Cuando dos tótems como LeBron James y Kevin Durant usan una plataforma como la ESPN para referirse en esos términos al presidente de los Estados Unidos, hay mucha gente escuchando. Claro que no toda concuerda con ellos: entra el tremendo palo de una cara famosa de la reaccionaria Fox contra LeBron.