Con su expresión severa, Gregg Popovich peinó de un golpe de vista la nube de micrófonos que lo rodeaban en los pasillos del Toyota Center de Houston, donde los Rockets acababan de derrotar 109-93 a sus San Antonio Spurs. Había respondido ya dos preguntas con la brevedad habitual. Después, el silencio. El entrenador cruzó su mirada con la de los informadores mudos y acabó por decir: “¿Alguna pregunta más?”. Solo entonces alguien se atrevió a pronunciar las palabras por las que todo el mundo esperaba: “Esta noche habéis caído fuera de los puestos de playoff…”.

Muchos aficionados a la NBA no han conocido jamás unas eliminatorias sin los San Antonio Spurs. La franquicia tejana acumulaba 20 apariciones consecutivas en la postemporada, tantas como cursos completos sumaba su ya legendario técnico al frente del banquillo. En esas dos décadas, que han visto equipos de todo pelaje, los del Álamo eran la única constante, el valor más fiable de la competición, la medida de la excelencia y el modelo que todas las franquicias anhelaban reproducir. Seis finales y cinco anillos de campeón avalan una trayectoria de éxito prolongado en el deporte profesional estadounidense durante este siglo con la que solo los New England Patriots de la NFL se pueden comparar. 

Por eso todo el mundo está pendiente de la posición de San Antonio. Si los Spurs no se clasifican para las eliminatorias, la NBA habrá pasado una página importante de su historia. Tras caer ante los Rockets, los tejanos son décimos de la Conferencia Oeste, aunque empatados con un récord de 37 victorias y 30 derrotas con los emergentes Utah Jazz de Ricky Rubio, y los Denver Nuggets, octavos y novenos, respectivamente. El equipo plata y negro jamás había estado fuera de los puestos de playoff a estas alturas de la temporada desde que eligió a Tim Duncan en el draft de 1997. 

Tras caer en Houston y ver la clasificación, el veterano base Tony Parker habló del momento del equipo: “Hemos ganado siempre mucho. Pero este año ha estado plagado de lesiones. Simplemente tenemos que encontrar un modo de clasificarnos para los playoffs“. “Hemos perdido varios encuentros seguidos (11 derrotas en los últimos 14 partidos) y ahora ya no queda margen para el error. Antes era pequeño. Ahora no hay ninguno. Así que nos toca salir ahí, competir y ganar”, añadió Pau Gasol, que también vive una temporada discreta

A todos sorprende la caída de San Antonio. Chris Paul, el base de los imparables Houston Rockets también mostró su extrañeza: “Es raro, pero es que sin Kawhi resulta duro. Les han faltado muchos jugadores, pero si alguien va a encontrar un modo de salvarlo, ese es Pop“. 

Los Rockets demolieron a unos Spurs sin LaMarcus Aldrige y Manu Ginóbili, y que además tuvieron que alinear a Derrick White, procedente de su equipo de la liga de desarrollo. En todo lo que llevamos de temporada, solo en un partido Popovich tuvo a todo su roster disponible para jugar.

Pero el nombre que más se repite es el de Kawhi Leonard, ausente casi todo el curso por unas misteriosas molestias en su lesión de cuádriceps que no remiten. La prensa americana especula con que existe un malestar evidente entre la estrella del equipo y la franquicia tejana por la forma en la que se ha tratado su dolencia, y que eso hizo al aspirante a MVP ser más remiso a la hora de volver. Ahora semeja que Leonard va a retornar este próximo jueves, quién sabe si a tiempo de recuperar su mejor versión y de devolver al equipo a la élite de la liga. 

“Cuando vuelva Kawhi, si es que vuelve Kawhi, ¿tenéis la confianza de que os quedará tiempo suficiente para coger el ritmo de nuevo?”, le preguntaron finalmente a Popovich en Houston. “Todo el mundo intenta estar en su mejor versión cuando llega el tiempo de los playoffs“, respondió. “Esa será nuestra meta también: entrar en los playoffs y ser tan buenos como podamos ser sin importar cuáles sean las circunstancias”, concluyó el el técnico. 

Hace apenas un año la meta era ganar el anillo. Muchas cosas han cambiado en San Antonio Spurs, y la NBA lo contempla con estupefacción. 

No Hay Más Artículos