La era de las estadísticas en el baloncesto merecía un MVP de la NBA como Russell Westbrook, que está construyendo una carrera de leyenda a base de acumular números y más números en su currículo. A la gente que, como el que escribe, Westbrook no le parece ni el mejor jugador de la pasada temporada, ni de esta, ni de ninguna otra, el base de los Oklahoma City Thunder les responde presentando datos y más datos para contradecirlos. El más reciente lo lograba anoche en la victoria 107-119 frente a Atlanta Hawks, sumando 32 puntos, 12 rebotes y 12 asistencias, un nuevo triple doble, el tercero consecutivo, el número 21 en lo que llevamos de curso (más que nadie en la liga) y, aquí viene lo verdaderamente trascendental, el 100 de su carrera. Solo Oscar Robertson (181), Magic Johnson (138) y, por poco tiempo, Jason Kidd (107) acumulan más que él.

Un triple doble no es otra cosa que una curiosidad, una marca fijada arbitrariamente a la que se llega al anotar dobles dígitos en tres categorías estadísticas. Si acaso, demuestra el dominio de facetas diversas del juego. Anthony Davis registró uno a base de tapones hace solo unos días. Pero Westbrook ha convertido ese logro numérico en la forma de situarse en la conversación como uno de los mejores jugadores del baloncesto mundial. Rara es la semana en la que no obtiene titulares de prensa gracias a él: ha jugado 736 partidos en su carrera, así que contabiliza un triple doble cada siete partidos. 

El de Long Beach promedió un triple doble para imponerse a James Harden en la votación al MVP 2016-17 (31,6 puntos, 10,7 rebotes y 10,4 asistencias). Sus cifras han declinado ligeramente en la presente campaña: 25,3 puntos, 9,6 rebotes y 10,2 asistencias por partido. Era lo previsible después de que los Thunder incorporasen a otras estrellas como Paul George y Carmelo Anthony. Así que Westbrook, a regañadientes (aunque jamás lo confesará), comenzó a compartir más el balón que monopolizaba hasta extremos ridículos la pasada temporada. Pero ahora que estamos en el tramo decisivo de la regular season y que Oklahoma City flirteaba con los últimos puestos de playoff de la Conferencia Oeste, Russell ha decidido tomar las riendas de la situación como él mejor sabe: haciéndolo todo. 

Y así es como los Thunder han ascendido hasta el cuarto puesto de la conferencia, intentando postularse de nuevo como amenaza para cualquier aspirante al anillo. Al frente de ellos vuelve a estar el mismo maníaco competitivo de siempre, ese demonio de Tasmania del parqué que no cesa de correr y saltar para jugar el Russell-sistema: 1+4 frente a 5. Vuelve a estar legitimado para hacerlo, vista la decepcionante campaña de Anthony y la fragilidad de Paul George, que se retiró del encuentro ante los Hawks con molestias en la ingle

Desde que llegó a la NBA hace nueve temporadas, Russell Westbrook ha acumulado más del doble de triples dobles que cualquier equipo de la liga. Más aún. Suma él solito más triples dobles que los registrados por 23 equipos en toda su historia, según datos de la ESPN

Aquellos descreídos de los métodos acaparadores del base vamos a tener que comer muchas páginas de anuarios de la NBA con su nombre en letras destacadas durante los próximos años.

No Hay Más Artículos