Los Cleveland Cavaliers pasaron años y años sin que nadie les prestase atención, pero resulta que LeBron James tuvo que nacer en el patio trasero de la capital de Ohio, y eso, como decían en Spiderman, conlleva una gran responsabilidad. Y un histórico anillo de la NBA. Y además muchos titulares y dramas. Esta temporada va bien servida, después del traspaso de Kyrie Irving, el fracaso de su sustituto Isaiah Thomas, lo de Kevin Love y sus ataques de pánico, la remodelación de la plantilla en plena liga. Todo eso más el análisis exhaustivo de cada gesto y palabra de LeBron James. Por si no fuera suficiente, ahora llega la baja médica temporal de Tyronn Lue, que se aparta del banquillo de los Cavs para intentar que su salud no se lo lleve por delante.

“Después de muchas conversaciones con los médicos del equipo y con Koby [Altman, el mánager general de los Cavaliers] y mucha reflexión sobr elo que es mejor para el equipo y mi salud, necesito alejarme del banquillo por el momento y centrarme en intentar establecer una base más fuerte y sana desde la que entrenar el resto de la temporada”, dijo Ty Lue en un comunicado. Parece que desde hace meses, el entrenador y exjugador de la NBA con los Wizards y los Lakers viene sufriendo de dolores en el pecho y problemas para dormir. Síntomas muy parecidos a los que mantuvo al entrenador de los Charlotte Hornets, Steve Clifford, también de baja durante 21 partidos. 

La baja de Lue no se estima tan larga, porque el periodista Adrian Wojnarowski ya ha informado de que estará de vuelta antes de los play offs, que están ahí a la vuelta de l esquina. Al entrenador de los Cleveland Cavaliers le vienen haciendo pruebas y exámenes desde que en diciembre se ausentase de un partido y luego tuviese otros problemas en plena contienda a principios de febrero. Según la información de Woj, los Cavs ya le ofrecieron a Tyronn Lue apartarse durante un tiempo pero el técnico decidió que no para ayudar a la integración de los Larry Nance Jr., Jordan Clarkson, Rodney Hood y George HIll. 

Lue tiene 40 años, una edad que muestra los terribles niveles de estrés que causa ser entrenador de uno de los mejores equipos de la NBA, desde que hace casi dos años se hiciese con la dirección de los Cavs en sustitución de David Blatt. Con Lue, Cleveland ganó la final del 2016 y perdió la del 2017, pero su papel como estratega siempre ha quedado en un plano secundario: se atribuye como principal mérito para llegar a donde está su relación con LeBron James, quien presionó a la dirección de los Cavaliers para colocar a Lue en el banquillo. Cleveland está sufriendo para mantenerse entre los 4 primeros del Este por primera vez desde que LeBron llegó a la NBA, a pesar de que James está a un nivel estratosférico en su 15ª temporada.

“A ver, es el capitán de barco, así que absolutamente, su estado de salud afecta al equipo. Nos preocupamos por él, obviamente. Es mucho más importante que el baloncesto. Sabemos que ha estado haciendo todo lo que necesita para mantenerse sano. Quizás debería tomar más medidas aún”, decía LeBron James el día antes de conocerse la noticia, que a la estrella le llegó a través del comunicado de Tyronn Lue. Al saber que su entrenador se perderá partidos, LeBron espetó: “Es como perder a uno de tus mejores jugadores”. No parece una afirmación más de apoyo al entrenador con el que discutió de manera abrupta y sin tapujos horas antes de la baja de Lue.

No Hay Más Artículos