El mes de marzo no suele ser una gran época del año para los aficionados de la NBA, con la mayoría de las franquicias llegando justas de gasolina y ahorrando esfuerzos pensando en playoff… o en el draft. Pero esta temporada las plazas de las eliminatorias por el título están tan caras, en la Conferencia Oeste, e igualadas, en el Este, que están dejando partidazos como el que anoche se vivió en Miami. Dos prórrogas, más de tres horas de encuentro y 290 puntazos.

Miami Heat y Denver Nuggets se lo dejaron todo en la pista para ofrecer uno de los mejores espectáculos del curso. Más allá de una ventaja inicial para los visitantes, el partido además fue igualado de principio a fin, con una exhibición en el triple por ambos bandos, sobre todo de unos Nuggets que alcanzaron el 55 por ciento de acierto desde la larga distancia.

Dirigidos por unos inmensos Kelly Olynyk y James Johnson, que se fueron hasta los 30 puntos cada uno, los Heat alcanzaron el récord anotador de la franquicia pese a las bajas de Dwayne Wade y Hassan Whiteside. Las ventajas de contar con un arquitecto como Spoelstra en la banda, que continúa sacando petróleo a sus recursos y meterá a su equipo de nuevo unos playoff para los que ahora mismo marchan séptimos.

En esas eliminatorias se ha complicado su presencia el equipo de Denver, que sobrevivió a dos intentos sobre la bocina de los locales, pero no aguantaron el ritmo y terminaron cayendo en la segunda prórroga 140-141. Su derrota aclara un horizonte en el Oeste en el que apenas se ven ya los Nuggets, a dos victorias del octavo cuando quedan sólo 11 partidos por disputarse. Denver y Clippers parecen con problemas para mantener el ritmo de Utah.

Y lo peor para los Nuggets es la sensación de que van cuesta abajo y que la temporada se le está haciendo demasiado larga. Sus siete derrotas en los últimos 12 encuentros así lo atestiguan, y tampoco son buenas noticias que el regreso de Paul Millsap, el que pasa por ser una de sus estrellas haya provocado desajustado un equipo que hasta hace nada funcionaba como un reloj.