Igualaron un récord de la franquicia con 79 puntos anotados tan solo en la primera mitad. Los Toronto Raptors llegaron a Cleveland dispuestos a demostrar lo que dice la clasificación: que son el mejor de la Conferencia Este, el primero clasificado para los playoffs. Y, sin embargo, la sensación que quedó al concluir el partido, con victoria 132-129 para los Cavaliers, fue la de algo conocido: que la franquicia canadiense acostumbra a defraudar las expectativas en la postemporada y, sobre todo, que nadie está a la altura de LeBron James cuando hay algo en juego. 

Lo que hizo el de Akron no fue tan diferente a lo que acostumbra a hacer cuando comienzan las rondas eliminatorias y, pese a todo, sigue provocando admiración. James es la reina del tablero de ajedrez, la pieza capaz de hacer estragos en todas las direcciones. Llegaban los de Toronto al Quicken Loans Arena decididos a reafirmar su primer puesto, casi garantizado ahora que los Boston Celtics han perdido a Kyrie Irving. Al descanso sumaban 15 puntos de ventaja, con DeMar DeRozan (21 puntos, 5 asistencias) y Kyle Lowry (24 puntos, 7 asistencias) funcionando al nivel habitual. 35 puntos, 17 asistencias, 7 rebotes y cero pérdidas de balón después, LeBron les ofreció una intuición de lo que le aguarda al equipo favorito del rapero Drake en playoffs si no aprenden a gestionar los encuentros de máxima exigencia. 

El 23 distribuyó el balón magistralmente y sus compañeros respondieron sumando un 60% de acierto total en el tiro a canasta. Recuperado de sus ataques de pánico, Kevin Love (23 puntos, 12 rebotes) aportó como el all-star que se supone que es y hasta José Calderón, reclamando un puesto de titular a la vera de George Hill, aportó 14 tantos. 

Visto el desenlace del encuentro, los comentarios previos al partido de James resultan algo hirientes para los fans de los Raptors. “Están en un punto mejor que nosotros porque han tenido más continuidad y a sus chicos disponibles la mayor parte del año. Saben lo que quieren lograr, saben quienes son a esta altura de la temporada. Y obviamente, sabéis que nosotros aún estamos intentando responder eso”, declaró el cuatro veces MVP de la NBA que, tras la exhibición, hace pensar que merece varios galardones más. 

Los Cavaliers han eliminado a los Raptors en los playoffs de las dos últimas temporadas. La irregular campaña de los de Cleveland, con revolución de plantilla incluida a mitad de curso, y el ascenso de Toronto hacía pensar que, tal vez este año sí, Lowry y DeRozan podrían enfrentar a su némesis. A la primera oportunidad de demostrarlo, han caído. Los dos equipos se volverán a encontrar el 4 de abril: una nueva ocasión para contrarrestar la impresión de que las eliminatorias del Este serán, como siempre, lo que LeBron quiera que sean. 

No Hay Más Artículos