Los San Antonio Spurs están empeñados en apagar las alarmas. Hace un par de semanas las habían encendido al encontrarse fuera de los puestos de playoffs, una circunstancia insólita para la franquicia más constante en dos décadas de competición NBA. Desde entonces, han respondido con una racha de siete triunfos en nueve partidos, incluyendo el obtenido esta pasada madrugada sobre uno de sus principales rivales, los Oklahoma City Thunder, en otra histórica noche de Manu Ginóbili

Sin Kawhi Leonard en la cancha por enésima ocasión, los Spurs se apoyaron en un ataque muy equilibrado para superar a los Thunder en un incierto final por 103-99. A falta de un minuto, los locales vencían por un solo punto, pero entonces apareció la peor versión de Russell Westbrook: primero una pérdida, después un fallo desde el triple y finalmente una personal que permitió a los hombres de Gregg Popovich conseguir una ventaja que ya no dejarían escapar. 

LaMarcus Aldridge lideró la producción ofensiva tejana con 25 puntos, a los que añadió 11 rebotes. Patty Mills le respaldó con 14 anotaciones y Danny Green con 11, aunque el highlight de la velada fue para Manu Ginóbili: no por sus 10 puntos desde el banquillo sino por sus 2 robos, que le convierten desde ya en el líder histórico de la estadística para los San Antonio Spurs en temporada regular. El Pibe de 40 acumula un total de 1.389, uno más que otro legendario jugador de la franquicia, David Robinson. Un hito más en la carrera de uno de los mejores deportistas argentinos de todos los tiempos. 

Los Spurs aferran así su posición en la clasificación del salvaje Oeste, con ocho equipos aspirando a seis plazas de playoff a falta de seis o siete encuentros por barba, dependiendo del caso. Ahora mismo la más privilegiada posición es de Portland Trail Blazers (46-29), a los que siguen cinco franquicias en un puño: Spurs y Thunder, ahora empatados con 44-32, los Pelicans con 43-32, los Timberwolves con 43-33 y los Jazz con 42-33. Un poco por detrás pero aún con opciones están Clippers (41-34) y Nuggets (40-35). 

En este sentido, mucho ojo al calendario que se viene. La próxima cita de los Blazers es un choque en Portland ante los Clippers, y estos recibirán a San Antonio el miércoles día 4. Los Thunder se medirán próximamente a Denver y New Orleans, con los Nuggets apurando sus opciones también frente a Minnesota. Precisamente, los Wolves también deberán dar la bienvenida en su casa a los Jazz de su ex Ricky Rubio. En definitiva, un final de temporada de infarto. 

No Hay Más Artículos