No, no ha durado demasiado la alegría en los Philadelphia 76ers. Después de ver cómo en las últimas semanas todo eran buenas noticias, la dura realidad de la NBA le ha propinada una bofetada en forma de lesión de uno de sus pilares. Joel Embiid no podrá jugar en lo que queda de temporada regular y se perderá también, al menos, la primera ronda de playoff al tener que pasar por el quirófano. El pivot camerunés sufre una fractura en el hueso orbital y estará de baja entre dos y cuatro semanas. Justo la temporada en que Embiid había dejado atrás la restricción de minutos jugados por sus lesiones pasadas, un accidente absurdo amenaza con boicotearla temporada de los Sixers.

La primera clasificación para las eliminatorias por el título, los números históricos de Ben Simmons como novato o el esperado regreso de Markelle Fultz quedan así empañados por esta grieta en The Process que amenaza con dejar a medias la resurrección de los Sixers. La lesión, además, se produjo de una forma muy desafortunada, en un choque entre Fultz y el propio Embiid en el encuentro contra los Knicks. El jugador fue trasladado al hospital, donde también comenzó a presentar síntomas de conmoción cerebral.

Muchas dudas se ciernen ahora sobre una franquicia que había disparado la ilusión de una afición tan necesitada de buenos resultados. En una Conferencia Este sumida en la incertidumbre, con unos Celtics asolados por las lesiones y unos Cavaliers más funambulistas que nunca sobre los hombros de Lebron James, el joven grupo sixer no se ponía límites, algo que tendrán que replantearse ahora.

La maquinaria se había engrasado y desde el 6 de febrero su balance es de 19 victorias y 5 derrotas. Con Embiid y Simmons formando una pareja inaccesible para sus rivales. Con los dos en pista, los Sixers aventajaban en más de 24 puntos por cada 100 posesiones al equipo que estaba en frente. Sin el camerunés, el rookie tendrá que multiplicarse para sostener al equipo y quizá la integración de Fultz tras su lesión tenga que acelerarse.

Ahora mismo la franquicia marcha en cuarta posición y tiene ocho partidos por delante. Con Embiid, el objetivo estaba claro: dar caza a los Cavaliers, ahora mismo con un triunfo más y contra los que les queda un duelo directo. Sin él, quizá lo más realista sea hacerse fuertes en su posición actual ante la amenaza de unos Pacers que vienen lanzados y están a sólo medio partido.

No Hay Más Artículos