Hace siete temporadas que no se juega una final de la NBA sin LeBron James en la pista. Cuatro viajes consecutivos a la última eliminatoria con Miami Heat y tres con Cleveland Cavaliers. Vayan anotando otro más. Y es que antes de comenzar este curso se habían dispuesto todas las piezas para acabar con la racha. Su mejor aliado, Kyrie Irving, lo abandonó para irse al máximo rival de la Conferencia Este, Boston Celtics. Pero la noticia de que el base se perderá los inminentes playoffs por lesión ha dejado allanada la senda para James, tan plana como Irving se imagina que es la Tierra

Kyrie no jugaba desde el pasado 11 de marzo, aquejado de unas molestias en una rodilla. Ayer comunicaba que todo se debía a una infección provocada por dos tornillos implantados en la rótula, herencia de una operación realizada en 2015. Este sábado se someterá a una nueva cirugía para retirarlos y comenzar una rehabilitación que lo mantendrá alejado de las canchas durante cuatro o cinco meses. “Esta temporada ha sido solo una muestra de lo que os voy a ofrecer, confiad”, escribió el all-star en sus redes sociales a la afición de los Celtics

La primera temporada de Irving con la camiseta verde se salda con 60 partidos disputados y unas estadísticas de 24,4 puntos, 3,8 rebotes y 5,1 asistencias por encuentro. Pero sobre todo con la confirmación que él buscaba cuando abandonó a LeBron en Cleveland: que puede ser el líder de un equipo. Boston brilló en el inicio de la temporada con Kyrie al mando pese a que otra lesión, la de Gordon Hayward, mermaba significativamente el proyecto concebido por el general manager Danny Ainge. Gracias al entrenador Brad Stevens, que siempre ha sido capaz de mantener competitivo al equipo fuesen cuales fuesen las circunstancias, los Celtics han sido capaces de conservar el segundo puesto de la Conferencia Este. 

The hardest thing to do sometimes is accept the uncontrollable things life throws at you. You try consistently to learn, grow, and prepare everyday to equip your mind, body, and spirit with tools to deal with some of those things, but I feel when those moments arise they all give you a sense of unfulfillment, simply because it puts some of your professional journey and goals on a brief hold. It's simply a test of your perseverance and Will, to be present, even in the wake of what's going on. In this case, finding out I have an infection in my knee is definitely a moment that I now accept and move past without holding on to the all the what ifs, proving the nay-Sayers completely f***ing wrong, and accomplishing the goals I've set out for the team and myself. This season was only a snapshot of what's to come from me. Trust Me. "The journey back to the top of Mt. Everest continues." #StandingRockSiouxTribe Let's go Celtics!! Celtics fans, I look forward to hearing how loud it gets in the TD Garden during the playoffs and experiencing how intense the environment gets. Thank you all!

A post shared by Kyrie Irving (@kyrieirving) on

En lo que ya cuesta creer es en sus posibilidades en los playoffs. A fin de cuentas, y a diferencia del Oeste donde las amenazas son múltiples, en el Este todas las franquicias deben responder a única única pregunta: ¿cómo superamos a LeBron James? Pese a las tribulaciones de la campaña de Cleveland, King James está rindiendo a un nivel increíble y amedrentando rivales. Anoche, en el regreso al banquillo del entrenador Tyronn Lue, los Cavs derrotaron a Washington Wizards (119-115) con 33 puntos, 9 rebotes y 14 asistencias de su estrella. Un par de días antes habían vuelto a vencer al líder de la conferencia, Toronto Raptors, ante quien James ya había marcado territorio semanas antes

¿Pueden unos Celtics sin Kyrie Irving seguir siendo una amenaza para James en el camino a las Finales? Cuesta creerlo. En su último partido, anteayer ante los Raptors, Boston solo anotó 78 puntos. En ausencia de Irving, y con el anhelado retorno de Gordon Hayward en stand-by, faltan hombres exteriores para los que Brad Stevens pueda diseñar una jugada con la que decidir un partido. Marcus Smart, su mejor base en ausencia de Kyrie, se operó de un dedo el mes pasado y se desconoce la fecha de su reaparición. Terry Rozier y Shane Larkin dirigen ahora a un equipo que fía su producción ofensiva a Al Horford, Jayson Tatum y Marcus Morris

Y sin embargo, con menos mimbres, Brad Stevens ya probó que encuentra formas de hacer ganar a los Celtics. Sucede que sin su mejor jugador quizás no halle las suficientes para evitar la octava final consecutiva de LeBron James

No Hay Más Artículos