Como si celosa de todos los focos que se había llevado la Conferencia Oeste durante toda la temporada regular y la carrera final para entrar en los playoff, la Conferencia Este está siendo la encargada de poner el espectáculo ahora que han empezado las eliminatorias. No tanto por el nivel de los equipos, pero sí por la igualdad de los enfrentamientos, con tres de las cuatro series empatadas después de cuatro partidos. Porque Wizards y Cavaliers siguieron el ejemplo de los Bucks demostrando que no van a tirar la toalla fácilmente.

Tan discutido durante su ausencia por lesión, cuando la franquicia de Washington empezó a jugar un gran baloncesto, John Wall se convirtió en héroe anoche. El base anotó 27 puntos y repartió 14 asistencias, asumiendo además toda la responsabilidad en un final de encuentro en el que no pudo contar con su socio Bradley Beal, expulsado por faltas.

El 5 de 7 en triples (31 puntos) del escolta había sostenido a los capitalinos durante gran parte del encuentro, pero fue imprescindible el Wall más acertado, y solidario, para sumar el segundo triunfo consecutivo. Repartió juego para sus compañeros y en el otro lado se encargó de defender a un DeRozan que terminó con 35 puntos, pero con una carta de tiro de 10 de 29. La serie vuelve a Toronto igualada y con una nube de dudas sobre los Raptors, que temen un nuevo petardazo en playoff cuando parecía que este año era su año.

No ha estado muchas veces en esta situación, pero otro que se agarra a la eliminatoria como puede es Lebron James. Su empeño está tirando de unos Cavaliers que en el cuarto partido funcionaron en ataque desde el principio. No debe de ser casualidad que coincidiera con la titularidad de Calderón. Su impacto no tuvo que ver tanto con los números como con poner sentido a la ofensiva de Cleveland, que se fue con 60 puntos al descanso.

El duelo se igualó al llegar al último cuarto, pero con las piernas frescas de no tener que venir desde atrás, Lebron dominó los minutos finales para imponerse a las ganas de los Pacers. Estuvieron fallones los locales, especialmente Oladipo, algo que al ‘Rey’ no suele pasarle cuando llega el ‘clutch time’. James castigó la zona y tuvo en Kyle Korver al francotirador perfecto desde la distancia para evitar que la defensa le cerrara los pasillos. Los Cavaliers recuperan la ventaja de campo, pero esta serie promete todavía mucha batalla.

No Hay Más Artículos