Alrededor de la eliminatoria de playoffs entre Golden State Warriors y San Antonio Spurs no hay mucha historia que contar en la pista y, por desgracia, sí fuera de ella. Los de San Francisco dominan 3-1 la serie ante los tejanos y todo el mundo aguarda que la resuelvan en el inminente quinto partido tras la palpable diferencia de talento entre ambos equipos. Además, los del Álamo siguen afectados por el fallecimiento de la esposa de su entrenador Gregg Popovich, ausente en los dos últimos choques. Pero frente a esta noticia grave, otra tan increíble como ridícula ha venido a sacudir este enfrentamiento deportivo. 

El periodista Mike Shumann fue descubierto cuando se llevaba una chaqueta de un miembro de seguridad de los Warriors después de un entrenamiento del equipo en San Antonio. El enfado en el vestuario ha sido tan monumental que, tan pronto como se supo del hurto, la cadena envió al reportero de vuelta a su casa. La prenda pertenecía a Ralph Walker, conocido por el ser el encargado de la seguridad personal de Stephen Curry

La web The Athletic difundió un vídeo en el que se ve inequívocamente a Shumann hacerse con la chaqueta. No es el valor de lo sustraído lo que afecta internamente al equipo, sino la pérdida de confianza. Se da la circunstancia de que el reportero que trabaja para la cadena ABC7/KGO-TV es uno de los pocos que tienen acceso a entrevistas exclusivas con los jugadores y miembros del staff de los actuales campeones de la NBA, así que deambula con cierta libertad por los espacios privados de la plantilla. 

A sus 62 años, Shumann mejor que nadie debería conocer los códigos de confianza en un vestuario profesional, ya que jugó como receptor para los San Francisco 49ers, fue campeón de la Superbowl, y hace años que ejerce de periodista deportivo en California. El reportero se disculpó personalmente con algunos jugadores tras trascender el incidente, pero el disgusto es tan grande que su cadena lo ha alejado del equipo por el momento y, según un portavoz citado por The Athletic, “se están tomando muy en serio las acusaciones y realizando una investigación completa”. 

Por increíble que parezca, este no es siquiera el robo de una camiseta más popular hecho por un periodista. Hace un año el director del diario mexicano La Prensa, Mauricio Ortega, entró en el vestuario de los New England Patriots para robar la casaca que Tom Brady acababa de vestir en la histórica remontada ante los Atlanta Falcons de la Superbowl LI. La prenda era la última en una colección que había ido afanando en el sancta sanctorum de varios equipos profesionales. 

Parece que los Golden State Warriors van a estar alerta en el próximo partido, pero no precisamente por la oposición que les puedan ofrecer los Spurs. 

 

No Hay Más Artículos