Poco después de que se hiciese oficial que se convertirá en el primer entrenador europeo al mando de una franquicia de la NBA, Igor Kokoskov se puso el traje y siguió haciendo lo que lleva haciendo los últimos 18 años: ayudar al entrenador titular en otro partido más. El serbio se labró una carrera brillante como secundario de lujo en los banquillos de media liga, y ahora los Phoenix Suns le darán la máxima responsabilidad para la próxima temporada, y de paso seducir a Luka Doncic para que se comprometa con la franquicia de Arizona de cara al próximo draft.

Kokoskov se hace con el puesto soñado por muchos entrenadores del otro lado del Atlántico, más que nadie el italiano Ettore Messina, que lleva años picando piedra al lado de Gregg Popovich en los Spurs. Otros estuvieron cerca, como el croata Nenad Spahija, pero finalmente el elegido para el hecho histórico es Kokoskov, un prometedor jugador serbio al que un violento accidente de tráfico le costó su carrera y pronto pasó de ejecutar sistemas a diseñarlos. En su primer trabajo en Estados Unidos, en la Universidad de Missouri, estuvo a las órdenes de Quin Snyder, quien le emplea hasta el momento en los Utah Jazz. Pero Kokoskov pasó por los Clippers, los Suns, los Magic, los Cavaliers, los Pistons… 

Tiene un anillo de campeón por su etapa en Detroit y en Phoenix colaboró de manera directa en la evolucíon del juego de Steve Nash. Kokoskov está considerado como una mente brillante del juego de ataque y en la mejora de los bases. A él se le atribuye las mejores temporadas de jugadores como George Hill o Ricky Rubio en los Jazz. Los Phoenix Suns esperan que el serbio vuelva a obrar esa alquimia la próxima temporada, cuando esperan la llegada de Luka Doncic como número uno del draft.

Los Phoenix Suns invirtieron mucho esfuerzo en la operación Doncic, perdiendo todos los partidos posiblies, luego despidiendo a Jay Triano y ahora contratando a Kokoskov, ue la pasada temporada fue seleccionador de, casualmente, Eslovenia. Con el equipo balcánico conquistó el Eurobásket 2017, dirigiendo a Goran Dragic pero también al más que emergente Dragic, la superestrella europea que dará el salto a la NBA este verano. Dice la prensa local que el actual jugador del Real Madrid ya no hará entrenamientos privados con otros equipos, porque su compromiso con los Suns está ya cerrado. Y en eso el rol de Kokoskov parece clave. 

“Estamos muy felices por Igor y su familia. Es un hombre íntegro que ha trabajado muy duro en su oficio. Un buen entrenador es inmensamente valioso en este negocio”, dijo a modo de despedida el mánager general de los Jazz, Dennis Lindsey. “Igor ha sido un pionero en su carrera baloncestística y trae riqueza en su bivel de experiencia en los banquillos. Los equipos de Igor siempre han tenido un foco en el desarrollo de jugadores, un estilo de juego atractivo y éxito en sus equipos”, promete el responsable deportivo de los Suns, Ryan McDonough. Después de ganar apenas 21 partidos esta temporada y no muchos más en las anteriores, los de Phoenix quieren remontar con Igor Kokoskov, del que esperan que acomode la llegada de Doncic a la NBA, sí, pero también afine la progresión de Devin Booker y de Josh Jackson.

No Hay Más Artículos