La reciente eliminación a manos de unos Boston Celtics cuya amenaza al trono de Lebron James ya es real, no puede emborronar dos certezas para los Philadelphia 76ers. La primera es su gran temporada, superando las 50 victorias y superando una ronda de playoff por primera vez en años. La segunda, el futuro brillante. Porque Joel Embiid y Ben Simmons han demostrado que, si las lesiones los respetan, forman un núcleo para estar en lo más alto de la NBA durante la próxima década. Eso sí, como también ha quedado claro, sólo con ellos no basta, y la gerencia sixer ya se ha puesto manos a la obra para poner la guinda a este proyecto conocido como ‘The Process’.

La franquicia cuenta con espacio salarial para una megaestrella y desde varios medios de Philadelphia apuntan a que hay tres objetivos prioritarios para dar el salto definitivo de nivel. Uno de ellos, como no podía ser de otra forma, es Lebron James. ‘El Rey’ parece dispuesto a abandonar Cleveland de nuevo, más después de lo que está sufriendo en estos playoff, y no le van a faltar ofertas.

Si decide continuar en la Conferencia Este, los Sixers seguramente fuera su destino más apetecible, ya que los Celtics han montado un grupo que puede dominar durante  años si nadie se interpone en su camino. Los principales competidores por hacerse con James seguramente estén al otro lado del país, ya que los Lakers tienen mucho dinero para gastar y llevan esperando la llegada de un jugador de su calibre varias temporadas.

El siguiente objetivo sería Paul George. Curiosamente, para el todavía jugador de OKC Thunder también suena con mucha fuerza su Los Ángeles natal como destino. Su coqueteo con con la franquicia californiana ya había empezado incluso cuando estaba en los Pacers y después de su año al lado de Westbrook puede que se decida a quedarse en Oklahoma City. Pero si decide cambiar de aires, ahí estarían los Sixers para intentar añadir una pieza que además le iría como anillo al dedo, como una versión muy mejorada de lo que ahora es Covington.

Si los dos primeros fallan, la tercera pieza más codiciada de este verano será Kawhi Leonard. A diferencia de Lebron y George, él todavía tiene vinculación contractual con los San Antonio Spurs, pero sus problemas físicos de esta temporada y, sobre todo, su forma de actuar, parecen haber debilitado una relación que podría tener los días contados.

La dificultad en este caso, además de convencer a Leonard, sería negociar con los Spurs, que también afrontan unos meses decisivos en lo que se refiere a la reconstrucción de la franquicia. Más allá de alguna ronda del draft, no sería descartable que Popovich pidiera alguno de los jóvenes de los Sixers como primera piedra para el nuevo proyecto.

No Hay Más Artículos