Mientras se dilucidan las finales de conferencia para buscar los dos equipos que se disputen el anillo de campeón esta temporada, la NBA está en plena campaña de premios. Arrancó con el anuncio del quinteto de los novatos, luego con los mejores equipos defensivos y ahora le toca a los tres mejores quintetos de la temporada, los famosos All-NBA teams. Elegidos por algunos de los periodistas que acompañan la competición, los quince jugadores votados pueden añadir a sus currículums que fueron los mejores de la campaña 2017-2018, algo que suele traducirse en jugosos ingresos de sueldo y publicidad. Y esas elecciones vuelven a suponer un nuevo récord para LeBron James (algo que es rutina para él) y, sobre todo, la promesa de un espectacular nuevo contrato para Anthony Davis.

El mejor quinteto de la temporada, el primer All-NBA, lo conforman Damian Lillard, James Harden, LeBron James, Kevin Durant y Anthony Davis. El base de los Portland Trail Blazers es el más inesperado de los cinco, desplazando de la formación a otros ilustres aspirantes como Russell Westbrook o Stephen Curry. Harden convalida así una temporada que, con casi total seguridad, le reportará también el premio de MVP. Para LeBron James, es la 12ª vez que es escogido para el first All-NBA team, un récord histórico de la competición ya que sólo Karl Malone lo había logrado. Son 12 de 15 temporadas, una animalada que tarde o temprano le empezará a pasar factura física (fue muy comentado su agotamiento en el último partido ante los Celtics).

Tanto LeBron como Harden fueron elegidos de manera unánime para el primer quinteto de la temporada. Y en el caso de Anthony Davis, su inclusión entre los 5 mejores del año le permite cumplir una cláusula de su contrato que ahora le hace elegible para una renovación de cinco temporadas por 230 millones de dólares, la mayor operación de la historia de la NBA. Eso sí, una cantidad que sólo pueden ofrecerle los New Orleans Pelicans. En el segundo quinteto All-NBA aparece una de las grandes nuevas figuras de la liga, Joel Embiid, después de perderse la mayoría de su primera temporada por lesión y ya establecido como ancla de los sorprendente Sixers. Junto al pívot camerunés, Westbrook (al que no le sirvió promediar otro tiple-doble para llegar al primer quinteto), DeMar DeRozan, Giannis Antetokounmpo y LaMarcus Aldridge (la mejor noticia de la temporada de los Spurs).

En el third All-NBA team encuentra acomodo Stephen Curry, lastrado por los partidos que se perdió por lesión en temporada regular. Junto al base de los Golden State Warriors, se reconoce la gran temporada de Victor Oladipo (camino de ser escogido el jugador de mayor progresión del año), Paul George y dos miembros claves del regreso de los Minnesota Timberwolves a playoffs: Jimmy Butler y Karl-Anthony Towns. La elección de este último también tiene consecuencias muy interesantes: en su ercer año de contrato de novato, su consideración como All-NBA eleva el tope de su nuevo contrato a 188 millones en 5 años. Nada mal; el único problema es que esa cifra sólo se la podrán ofrecer los Timberwolves, y parece que la relación entre Towns y la franquicia no es la mejor

No Hay Más Artículos