Lebron James es un mito de tal calibre que hoy vuelve a encontrarse en la misma situación que hace seis años, en una de sus noches más decisivas en la NBA. La diferencia es que ahora lo hace con tres anillos en sus dedos, pero el Rey volverá a Boston para un Game 7 en una Final de Conferencia, como ya hiciera con Miami Heat aquel junio de 2012, con el proyecto del Big Three con Dwayne Wade y Chris Bosh pendía de un hilo. La estabilidad del proyecto cavalier no goza de mucha mejor salud, pero él se ha empeñado en cerrar el círculo forzando ese séptimo encuentro con una actuación estelar en el sexto… una más cuando estaba contra las cuerdas.

46 puntos, 11 rebotes y 9 asistencias para doblegar a unos Boston Celtics que esta vez no fueron tan blandos. Recordaron más a la versión doméstica, sobre todo en un inicio de partido en el que llevaron el control. Jaylen Brown y Jayson Tatum estuvieron muy acertados y lograron cierta ventaja, al tiempo que el duelo se complicaba para los de Cleveland, que veían como Kevin Love tenía que retirarse por un golpe en la cabeza.

No importó, porque Lebron está en una misión: nadie lo iba a eliminar en casa. Con su paso firme fue encontrando aliados por el camino. JR Smith y Jeff Green colaboraron en el segundo cuarto para establecer un parcial de 20-4 que le permitió a los Cavaliers irse al descanso 11 puntos arriba. Un descanso merecido para James, que lo jugó absolutamente todo en la primera parte.

 

Los locales supieron gestionar esa distancia a pesar del empeño de los jóvenes verdes. Primero gracias al mejor encuentro en meses, quizá en años, de George Hill. El veterano base se aplicó en defensa y fue agresivo en ataque, aportando 20 puntos clave. Entre eso y el rebote ofensivo de Tristan Thompson aguantaron el fuerte hasta que llegó de nuevo Lebron para poner el último clavo con dos triples consecutivos en la cara de Tatum. El novato no pudo hacer nada.

En 2012 los Heat vencieron en el TD Garden con 31 puntos y 12 rebotes de James, logrando el billete para las finales de la NBA, en las que derrotaron a OKC Thunder para el primer anillo del Rey. Seis años después buscará repetir hazaña y seguir dominando la conferencia como hace desde 2010, año en el que perdió su última eliminatoria.

No Hay Más Artículos