La historia de Isaiah Thomas en la NBA podría ser en unos años candidata a guión de película. El pequeño base, último elegido en el draft de 2011, ha tenido una carrera de montaña rusa a la que este año le ha tocado un valle. Uno de los que no tiene fondo. Porque después de que el pasado verano se convirtiera en uno de los protagonistas de los playoff con Boston Celtics, alabado por todos tras jugar pocos días después de la trágica muerte de su hermana, aspiraba a firmar un contrato máximo este año, en el que llegaba a la agencia libre. De esos posibles 200 millones que pretendía embolsarse, IT ha quedado marginado en el mercado y ha tenido que conformarse con el salario mínimo para un veterano, un contrato de 2 millones de dólares por un año con los Denver Nuggets.

Estos 12 meses de caída libre comenzaron con lo que él consideró una traición de los Celtics, que no dudaron en enviarlo a Cleveland en el traspaso por Kyrie Irving. Esa operación se torció todavía más cuando se le descubrió que esa  molesta lesión de cadera que le mermó en las eliminatorias de la temporada pasada era mucho más grave de lo pensado y lo tuvo apartado durante los primeros meses de competición. 

Cuando regresó el ambiente en los Cavaliers no era el mejor para facilitar su adaptación. Su química no fue buena con nadie, ni siquiera con Lebron James. En el último día de mercado fue traspasado a Los Ángeles Lakers, donde recibió una cura de humildad partiendo desde el banquillo. Acabó la temporada como la había empezado, lastrado por una lesión que lo obligó a pasar por el quirófano, donde quedaron todas las esperanzas de hacerse millonario este mismo verano.

Tendrá que empezar de cero Isaiah Thomas, y quizá esa sea la mejor noticia para él. Porque quien lo ha reclamado para los Nuggets es Mike Malone, el entrenador que sacó su mejor versión en Sacramento Kings. Su rol volverá a ser el de un microondas, un anotador que sale desde el banquillo para agitar los partidos y dar apoyo a la primera unidad. Quizá el papel del que nunca tuvo que haberse desmarcado.

No Hay Más Artículos