Ni Larry Bird, ni Craig Hodges, ni Klay Thompson o Stephen Curry. Al mejor concurso de triples en la historia de la NBA le faltaba una letra, la uve doble. El evento de puntería organizado en el All-Star Game de la WNBA ha sido el escenario de la mejor actuación individual jamás vista en la liga profesional de baloncesto estadounidense. Allie Quigley batió en un punto el récord de anotación en la prueba que Devin Booker, el escolta de Phoenix Suns que se impuso en el certamen masculino celebrado este mismo año, había fijado en 28 tantos. La jugadora de las Chicago Sky registró 29 puntos, el mayor número jamás visto tras completar los cinco carros de cinco balones. 

El escenario de la proeza fue el partido de las estrellas que la liga femenina de la NBA celebró en Minnesota. Al modo de lo que ocurrió en el partido de los hombres de la última temporada en Los Ángeles, dos jugadoras, Elena Delle Donne y Candance Parker, ejercieron de capitanas y seleccionaron a sus compañeras. Allie Quigley formó en el equipo de Parker y conservó fuerzas para participar en el certamen triplista, que se acomodó en el descanso del encuentro. Eso añadió aún más mérito a su gesta. 

Quigley cimentó su triunfo y su marca en el acierto en el carro de balones blanquiazules, todos ellos con valor doble. Lo colocó en la penúltima posición de las cinco disponibles y encestó sus cinco tiros desde ese ángulo. Es más, solo falló cinco de los 25 a su disposición, acertando con 13 de sus últimos 14 lanzamientos. El récord, por supuesto, le valió la victoria en el concurso en una ronda final de desempate frente a Kayla McBride, que registró 21 tantos. Además, la campeona revalidó así su título del año anterior.  

La marca de la ganadora, que supera los 28 puntos de Booker o los 27 que lograron tanto Thompson como Curry cuando se proclamaron vencedores, incluye el asterisco con el que se registran todos los concursos de los últimos años. Y es que el cambio de las normas de la competición en el año 2014 dificulta la comparación de las marcas actuales con las anteriores a la modificación. 

Hasta hace cuatro años la máxima puntuación posible eran 30 puntos. Sin embargo, esta aumentó a 34 tantos cuando para añadir un punto de estrategia a la prueba se estableció que cada participante podría colocar un carro entero de cinco balones de puntuación doble en su lugar predilecto de los cinco señalados para tirar. Así que el récord de Booker, aun siendo mayor en tanteo, no lo era en porcentaje. Craig Hodges en 1986 y Jason Kapono en 2008 encestaron 25 puntos de 30, un porcentaje del 83,3%, superior al 82,4% del joven anotador de los Suns. 

Allie Quigley marcó el 85,2% de los puntos posibles. Hasta en ese cálculo, su título como mejor triplista de la historia en un concurso de la NBA es inapelable. 

No Hay Más Artículos