El presidente de los Estados Unidos de América ha criticado duramente en Twitter a la mayor estrella de la NBA y el baloncesto mundial. Esta frase, que roza lo esperpéntico, está dejando de sorprender a propios y extraños. Da igual quién sea el blanco de sus críticas, pero ya se toma como habitual que Donald Trump se dedique a insultar y faltarle al respeto a personajes públicos, especialmente del mundo del deporte. Y el último en ponerse en su punto de mira ha sido LeBron James.

No es ningún secreto que no existe la más mínima química entre ambos y ‘El Rey’ tampoco ha escondido nunca su malestar con Trump. Siempre con más respeto, indudablemente. La última llamada de atención de James fue hace unos días, en la apertura de una escuela pública en Akron: “De lo que me he dado cuenta en los últimos tiempos es de la manera en la que nuestro presidente utiliza el deporte para dividirnos, y es algo que no puedo soportar. No puedo darme la vuelta y quedarme sin decir nada. Nunca me sentaría con él para hablar“.

No ha tardado mucho el considerado ‘líder del mundo libre’ en responder y lo ha hecho además con un dos por uno, atacando a dos de sus objetivos favoritos: los medios y el deporte: “LeBron James acaba de ser entrevistado por el hombre más estúpido de la televisión, Don Lemon. Lo ha hecho parecer inteligente, algo que no es fácil“. En un alarde de madurez, Trump finiquitó su exposición con un “I like Mike” (por Michael Jordan), dejando claro en qué lado de la balanza se posiciona en el debate sobre el mejor de la historia.

De momento no ha habido respuesta de James y tampoco parece que vaya a haberla, al menos directamente. Pero lo que sí se han producido las primeras reacciones de varios jugadores de la NBA, que han salido para defender a su compañero. El que más indignado se mostró fue Karl-Anthony Towns: “Para que quede claro: ¿Flint todavía tiene agua contaminada (hay un problema desde 2014) pero tú te preocupas por una entrevista a un hombre que hace el bien por la educación y los niños? Cierra la maldita boca. Deja de usar tus dedos para Twitter y empieza a resolver cosas para nuestro país con tu pluma”.

El pivot, de momento de los Timberwolves, no fue el único en protestar por lo que ya se ha convertido en una cruzada del presidente contra todo lo que tenga una mínima relación con los deportistas. Y muchos esperan el gesto definitivo: que ante la alusión directa, Michael Jordan rompa su criticado silencio en cuestiones sociales y se posicione.

No Hay Más Artículos