Leo Messi siempre fue algo parecido a un misterio. Primero fue su bajo perfil personal, mudo y discreto hasta que se hizo los tatuajes y empezó a lucir esposa, tener hijos y, en definitiva, parecer tener una vida de persona normal. Luego está el tema de los penaltis, que es quizás más peliagudo porque nos enseña al futbolista mortal, no al Dios perfecto que Messi parece ser. Leo ha lanzado 100 penaltis en su carrera con el Barcelona, ha metido 78 y fallado 22. El último, este sábado ante el Alavés.

¿Hay explicación racional a que el mejor futbolista del mundo y tal vez de la historia tropiece en la suerte en teoría más sencilla? Messi es zurdo y se supone que los zurdos no son los más fiables desde los 11 metros, por su mayor tendencia a buscar el golpe natural a la izquierda del portero. Bien, así le detuvieron a Messi muchos de sus lanzamientos, pero, este sábado, Pacheco (que ya sabía lo que era frenar a la Pulga desde la pena máxima) adivinó el tiro a la derecha.

Otra teoría (un poco absurda) es que a Messi no le interesan los penaltis, no le motiva entrenarlos (de ahí que con Neymar y Suárez haya repartido lances) tanto como las faltas directas. En cualquier caso, a Messi de vez en cuando se le atascan los penaltis y uno no puede dejar de preguntarse cómo un tipo con su golpeo, seco, violento y colocado cuando se lo propone, se atraganta con el penalti. Hagan si no una sencilla búsqueda en YouTube de Messi en programas japoneses, con los absurdos retos que le proponen hacer con el balón, y vean que muchos de ellos los realiza y parecen mucho más complicados que el penalti.

El caso es que tampoco importan mucho los 22 goles que Messi se deja por el camino en los 11 metros porque acabará con registros inalcanzables. Ante el Alavés, hizo los dos goles del Barça y demostró que, ahora mismo, es la realidad más palpable y fiable del club azulgrana. Además, estrelló un tiro en el palo, el cuarto en dos partidos de Liga, otro más en el Bernabéu en la Supercopa… Messi tiene ante sí un reto mayúsculo en el actual Barcelona, y parece que está dispuesto a asumirlo. Pero mejor sin penaltis.

No Hay Más Artículos