Kylian Mbappé está haciendo un arranque de temporada espectacular en el PSG. Lleva 4 goles y 4 asistencias en 10 partidos disputados, y sobre todo, la sensación de ue, a sus 18 años, el futuro es suyo en crecimiento imparable. Incluso hay quien ya se refirió de manera irónica a la mala suerte de Neymar, que tras salir de la sombra de Messi para obtener el reconocimiento individual que cree que merece, se encontró al poco tiempo de llegar a París con el fichaje de Mbappé, llamado a dominar el fútbol europeo en poco tiempo. Aunque Ney se arroga el papel de mentor generoso en una afirmación equivocada en muchos y diferentes niveles.

Mbappé tiene la edad de VInicios Júnior, ese extremo brasileño que poco a poco asoma la cabeza en el flojo Flamengo y por el que el Real Madrid ya ha desembolsado una buena cantidad de millones. Suelen existir sospechas sobre jugadores tachados de fenómenos a esa edad, por más que Mbappé ya fuera testado al primer nivel en el Mónaco. Por la misma razón, se tiende a exagerar cuando se lee o se comenta que el Real Madrid o el Barcelona pelean por contratar a este tipo de futbolistas. Pues bien, Mbappé está demostrando que los dos grandes del fútbol español tenían razón: el delantero francés merecía la pena el esfuerzo.

En las últimas horas, desde España han llegado noticias que han confirmado no sólo el interés de Barça y Madrid por Mbappé, sino que, en realidad, ambos rechazaron contratar al punta del PSG, por diferentes motivos. Si unos u otros acertaron lo dictaminará el tiempo. Y además, Mbappé es tan joven que podría hacer como el futbolista con el que más se le compara (Ronaldo): jugar en ambos. En una entrevista con El Español que deriva en el tema político, Florentino Pérez reconoce que el Madrid tenía en su agenda a Mbappé: cumple todos los requisitos, joven, con proyección mundial, hace goles con facilidad y tiene carisma.

«Nosotros el año pasado también pensamos en Mbappé, pero tenemos un equipo bastante completo. Mbappé es muy joven, tiene muchos años por delante, y en este sentido creo que tomó una buena decisión: estar en un club muy importante, y además de su ciudad. Nosotros en este momento no teníamos encaje fácil para un jugador que promete mucho, pero que es muy joven y necesita a lo mejor un club como el PSG para jugar más a menudo», espeta el presidente del Real Madrid, que no desaprovecha para dejar el recadito: es más fácil jugar en el PSG que en el Madrid.

Mbappé era carne del Madrid si no fuera por un precio desorbitado que hubiera obligado al equipo blanco a hacer algo con Benzemá o Gareth Bale. O eso es lo que parece sobre el papel, porque si preguntamos en Barcelona nos dirán que el joven francés veía una relación perfecta tipo horma y zapato tras la salida de Neymar para colarse en el Barça y crecer al lado de Messi. Al menos es la versión de José María Miguella, mitico exagente de futbolistas que pasa su jubilación interviniendo en radios que le escuchen, una figura turbia en el pasado reciente del equipo azulgrana.

«El Barça pudo fichar a Mbappé por 120 millones más 30 en variables. Hablé con su padre y sólo quería venir al Barça porque decía que le encantaría jugar con Messi. Mbappé dijo a su entorno que solo quería fichar por el Barcelona, en el momento en que se enteró que Neymar se iba al PSG», insistió Minguella. Es difícil saber si la palabra del exagente es cierta o si es otra de sus habituales chanzas hacia la directiva actual del club azulgrana. En cualquier caso, sí cuadra la versión en que Mbappé vería con más facilidad entrar en el once del Barcelona que en el del Madrid. Durante el verano, la relación Mbappé-Barça carecía de sentido desde el punto de vista de las cifras que se manejaban, pero luego llegó Dembélé por un traspaso increíble y ese argumento se cayó.

Ya han pasado dos meses de competición y parece claro que Mbappé merecía la pena. El primer tren para Barça y Madrid ha pasado, pero puede no ser el último: Mbappé está en el PSG con una extraña cesión que maquila un multimillonario traspaso para intentar burlar el fair play financiero de la UEFA, y el presidente del club parisino está en el punto de mira del organismo europeo. De cómo se desarrollen los acontecimientos en el frente económico puede ayudar a que Mbappé acabe o no antes o después en uno de los dos grandes de España.

No Hay Más Artículos