Pues menos mal que Raúl se retiró un año después de su fichaje por el Real Madrid y Cristiano Ronaldo solo tuvo que portar la camiseta número 9 durante una temporada. De tener que perpetuarse para la historia como CR9 en lugar de como CR7, sus retos personales y deportivos resultarían mucho más complicados. Porque el astro portugués, que acaba de ser padre por cuarta vez, declara hoy en una entrevista para L’Equipe que quiere “siete hijos y otros tantos balones de oro”.

Hasta la fecha ha acumulado cuatro de cada. El quinto llegará el 7 de diciembre (otro número siete, vaya) si se cumplen los pronósticos. El quinto trofeo de los que entrega France Football, queremos decir. El quinto bebé, nunca se sabe. Porque la paternidad en Cristiano es tan espontánea como uno de sus regates en la banda.

Nunca sabes cuando va a aparecer una foto suya en Instagram musculándose en su chalet de lujo con un vástago nuevo al lado, sostenido en brazos por ese mini-yo llamado Júnior (tiene 7 años, ojito con la locura cabalística) que ya es la imagen de la línea infantil de la marca de vaqueros de papá. Hasta la revista ¡Hola!, más ducha que cualquier otra publicación en esta clase de anuncios, escribía a finales de octubre que “los mellizos Eva y Mateo llegaron al hogar del portugués en junio”. Dicho así uno se imagina a los bebés presentándose con una maleta en la mano y timbrando muy educadamente en el portal para anunciarse. El caso es que “llegaron”. De su recién nacida Alana Martina al menos sabemos que no descendió de una nave espacial porque padre y madre posaron felices con ella en el paritorio.

El delantero también habla de otras cosas en el diario francés. Dice que no teme al PSG: “Somos campeones de Europa y defensores del título, dos años seguidos. Debemos respetar eso”. Rechaza que haya que alarmarse por su sequía goleadora y, aunque su gestualidad sobre el césped siempre indica lo contrario, afirma que “no estoy preocupado, la gente lo está más que yo”. De hecho, pese a venir de una preocupante derrota europea en Wembley frente al Tottenham, de estar a ocho puntos del Barcelona en La Liga y de tener que jugar el derbi frente al Atlético de Madrid este sábado en el Wanda Metropolitano, el Real Madrid lo tiene todo controlado, si hacemos caso a lo que asegura el fenómeno: “Zidane es como yo, no está preocupado”.

Así transcurre la vida de Cristiano Ronaldo, según sus últimas declaraciones, con cero preocupación. Aunque seguro que le molesta un poquito no tener siete preocupaciones.