Luka Doncic apura sus últimas semanas como jugador del Real Madrid antes de que el draft de la próxima temporada de la NBA le consagre como, probablemente, el número uno entre los jugadores elegidos por las franquicias estadounidenses. Pero antes tiene una misión muy importante: a sus 19 años, seguir haciendo historia, ampliar un currículum ya de por sí impresionante y ayudar al Real Madrid a ser campeón de la Euroliga. Y si por el camino consigue líneas estadísticas históricas, como la que logró este miércoles ante el Real Betis, pues mejor. Doncic firmó un histórico triple-doble ante el equipo sevillano, al que mandó a la segunda categoría del baloncesto español, otra actuación grabada a fuego en la memoria de la ACB antes de que el fenómeno esloveno haga las maletas.

Ante el Betis, Luka Doncic firmó 17 puntos, 10 rebotes y 10 asistencias. el primer jugador en hacerlo en la liga española desde el 2007, cuando Fran Vázquez, aquel pívot gallego que renunció a la NBA cuando ya tenía la habitación reservada en Orlando, consiguió hacer dobles figuras en las tres categorías. Pero Doncic no se quedó en eso: logró esos registros en apenas 22 minutos de juego y sin fallar un solo tiro de campo, algo que nunca nadie había hecho antes. Para más inri, es el jugador más joven de la historia de la competición española en lograr un triple doble.  Su actuación le permitió superar los 40 puntos de valoración, por supuesto el más joven en lograrlo en la ACB. 

No va a quedar un récord en pie que Doncic no haya batido antes de marcharse a la NBA, o no quedaría si no fuera por el hecho de que tiene 19 años y no va a darle tiempo de batir alguno. “Ha sido increíble. Tenía la esperanza de que llegara. He estado cerca en otros partidos y por fin ha llegado. Sí tenía controlados los rebotes que me faltaban y sabía que me quedaba uno a falta de dos segundos. Doy las gracias al equipo porque no sería posible sin ellos”, dijo el esloveno tras ir detrás de su último rebote como si la vida le fuera en ello. 

“Ha hecho un gran partido y ha tenido la suerte de coger ese último rebote y lograr un triple-doble. Él ya lo llevaba en la cabeza. Habla muy bien de él, sobre todo por el tiempo que ha estado en cancha”, alabó de Luka Doncic su entrenador, Pablo Laso. La lesión de Sergio Llull durante meses y la pobre forma durante buena parte de la temporada de Rudy Fernández le otorgó la manija del Real Madrid al prodigio esloveno antes de lo que sería recomendable en un club de tanta presión y expectativas. Pero Doncic ha respondido a lo grande. Ahora, el Madrid quiere rodar lo máximo posible a su perla junto al recuperado Llull para afrontar la Final Four de la Euroliga. Competición que ha elegido a Doncic como mejor jugador joven por segundo año consecutivo. A la espera, la NBA y (más concretamente) los Phoenix Suns, que han puesto toda la carne en el asador para seducir a la gran sensación europea. 

No Hay Más Artículos