Gianluigi Buffon no es un portero cualquiera: es quizás el último gran mito del fútbol italiano en activo. Ya retirado Totti, que aguantó un poco más en activo que Del Piero y Pirlo, Gigi era el último eslabón con la Italia campeona del mundo en el 2006 y con la era dorada del calcio. Dice mucho de la travesía del desierto que ha atravesado el fútbol italiano que, con la paulatina retirada de Buffon, quede como gran símbolo de la azzurra Giorgio Chiellini. El caso es que el mítico portero de 40 años ha anunciado que dejará la Juventus al final de la presente temporada, es decir, en una semana. El próximo sábado jugará su último partido como profesional del equipo turinés, al que llegó hace 17 años y donde se convirtió en símbolo por su rendimiento y por su decisión de acompañar al equipo en la segunda división cuando fue descendido por el escándalo del Calciopoli.

La Juventus viene de sumar su séptimo título de Serie A consecutivo y la cuarta Copa de Italia al hilo. Ningún título le supo a Buffon tan bien como el primero en el 2012, cuando el equipo turinés recuperó la senda de la gloria tras un paso obligado por el infierno de la Serie B, cuando la federación italiana culpó al club de las maniobras de Luciano Moggi en los despachos. Entonces, Buffon, Trezeguet, Del Piero, Nedved y Camoranesi decidieron quedarse y hacer lo que tenían que hacer: restituir el nombre de la Juve en la élite. Cuando Del Piero decidió dejar el club en el 2013, el brazalete de capitán pasó a Buffon en una transición lógica de mito a mito. Ahora, seguramente sea Chiellini el que herede esa condición.

“La única manera de conseguir resultados es con la felicidad de haber sufrido antes. Es la mejor enseñanza que me llevo, más allá de los resultados y los trofeos”, dijo Buffon en su despedida de la Juventus, adonde llegó procedente del mejor Parma de la historia, destruido por su patrocinador. A Gigi sólo se le resistió la Champions League en un palmarés extensísimo: jugó tres finales y no pudo levantar la orejona en ninguna. Buffon, junto a Casillas, llevaron la profesión de portero a una nueva dimensión, la de las estrellas de primer orden, de las que compiten cara a cara con los que marcan los goles. 

“El sábado jugaré mi último partido con la Juventus y es lo único seguro. Hace 15 días estaba seguro de retirarme, me sentía como un exfutbolista en muchos meses difíciles sintiendo el luto. Pero he recibido muchas propuestas interesantes. Las evaluaré para no dejarme llevar por la emoción del momento, pero estoy seguro de que no iré a campeonatos de tercer o cuarto nivel, soy un animal competitivo”, espetó Buffon. Una afirmación que ha llevado a la prensa italiana a hablar del interés de Real Madrid y PSG en llenar su plantilla con la experiencia del mito de la azzurra.

No Hay Más Artículos