La tercera semana de NFL ha servido para hacer bueno el dicho que Al Pacino, Tony D´Amato en la ficción, popularizó en la película Un domingo cualquiera: «On any given Sunday you’re gonna win or you’re gonna lose. The point is – can you win or lose like a man?». La sentencia venía a destacar la imprevisibilidad del fútbol americano, en el que no se puede dar nada por hecho, tal y como hemos visto en esta jornada de resultados sorprendentes, también marcada por las declaraciones de Trump contra Kaepernick y la liga:

1.- Todos contra Trump. Las palabras del presidente, en las que aseguraba que había que despedir a los jugadores que se arrodillaban durante el himno nacional, han tenido la repercusión esperada. Comunicados de equipos, directivos y jugadores y simbólicas imágenes en todos los campos de la NFL en señal de protesta, como en el estadio de los Titans, donde el equipo local y los Seahawks no salieron al emparrillado hasta que finalizó el himno.

2.- Paliza a la hora del té. La NFL iniciaba esta semana su habitual carrusel de encuentros en Londres y, por lo visto en Wembley, a los Baltimore Ravens no le sentó bien el viaje. Victoria clara para los Jaguars, que atropellaron a una defensa que llegaba a esta jornada con sólo 10 puntos encajados en dos partidos. Hoy recibió 44.

3.- Se estrenan Bears, Bills y Jets. Estas tres franquicias, llamadas a pelear por los primeros puestos, pero del draft del próximo año, lograron su primer triunfo. Bears y Bills lo hicieron además ante rivales de peso, imponiéndose a Steelers y Broncos, respectivamente, ambos candidatos al anillo y que en las primeras jornadas habían ganado sus encuentros. Los Jets, sobre los que rondaba la sombra de un posible 0-16 a final de año, le dieron el primer disgusto a los Dolphins.

4.- Ni Odell Beckham puede salvar a los Giants. Y hablando de candidatos al anillo, los primeros que parecen caerse de la carrera son los New York Giants. Odell Beckham Jr. está cada vez mejor del tobillo y empieza a hacer los milagros habituales, pero la derrota ante un rival divisional como los Eagles los deja con tres derrotas y sin triunfos, algo difícil de levantar. El encuentro dejó la gran historia de la jornada. Un kicker que había sido ascendido desde el equipo de entrenamiento esta semana anotando un field goal decisivo de 61 yardas, el más largo en la historia de la franquicia de Philadelphia para ganar un partido.

5.- Los nuevos Rams. El ahora equipo de Los Ángeles está siendo una de las sorpresas positivas del inicio de temporada. Y gran parte del mérito la tiene su nuevo entrenador, Sean McVay. A sus 31 años, llegaba tras su buen trabajo como coordinador ofensivo en los Redskins y apenas ha tardado unos meses en cambiar la cara del ataque de los Rams. Goff ya parece un jugador de la NFL y ha recuperado al mejor Todd Gurley, que vuelve a dominar los partidos por tierra. El que fuera la peor ofensiva de la pasada temporada está tras tres jornadas en el Top-5 de puntos y yardas. Ah, y también lideran su división, postulándose como principal rival de los Seahawks para entrar en playoff.

No Hay Más Artículos