La Semana 7 de la NFL confirmó la buena temporada que están completando los Rams y Jaguars, dejó una nueva lesión de importancia, esta vez de Carson Palmer y adelanta que tanto Buffalo Bills como Miami Dolphins no le van a poner nada fácil la división a los New England Patriots. Mientras, los Dallas Cowboys recuperan el paso imponiéndose a unos 49ers, que junto a los Browns, continúan con un rosco en su casillero de victorias.

1.- No retiren todavía a Drew Brees. Muchos fueron los que quisieron enterrar a los New Orleans Saints y retirar a Drew Brees tras perder los dos primeros partidos. La defensa era (y todavía es) mala y al veterano quarterback parecían habérsele acabado los trucos. Desde entonces, cuatro victorias consecutivas, la última con una buena actuación de Brees a pesar de un inicio espeso. Más de 300 yardas y su entrada en un grupo de elegidos que superan los 500 pases de touchdown: Brett Favre, Peyton Manning y Tom Brady.

2.- Hundley no es Aaron Rodgers. Y en otras noticias sorprendentes, el cielo es azul. Estaba claro que el suplente del mejor quarterback de la NFL no iba a poder mantener el nivel, pero quedaba la duda de si podía hacer que el ataque de los Packers funcionase. Con 12 pases completados de 25 intentos y 87 yardas quedó confirmado que no. La franquicia de Green Bay puede agarrarse a la explosión de su corredor rookie Aaron Jones, que hizo otro partidazo, pero cayeron contra los Saints y el futuro empieza a nublarse.

3.- Pero… se puede ganar sin quarterback. Quizá a los Packers le vendría bien la receta de los Chicago Bears, su rival divisional. La franquicia de Chicago se está levantando a base de defensa y juego de carrera, pero sin apenas participación de su pasador. En el triunfo ante los Panthers demostraron que también se puede ganar sin quarterback, como ya lo hicieran los Broncos en la Super Bowl de 2016. Trubisky intentó siete pases en todo el encuentro y completó cuatro para superar ligeramente las 100 yardas. La defensa hizo el resto con dos intercepciones retornadas para touchdown.

4.- Los Browns todavía pueden ser peores. El conjunto de Cleveland está siendo la peor noticia de la temporada. Llegaban con ilusiones renovadas tras el draft, pero todo se ha quedado en espejismo. 0-7 de balance, cambios continuos en la posición de quarterback y, por si no fueran ya lo suficientemente malos, puede que hayan perdido a Joe Thomas para toda la temporada. El left tackle, uno de los mejores de la NFL y que no se había perdido un snap en toda su carrera, se retiró lesionado y deja ese ataque más vendido de lo que ya estaba.

5.- La AFC Oeste que todos esperábamos. Antes de comenzar la temporada, la división oeste de la Conferencia Americana apuntaba a ser la de más nivel de la NFL. Tras un inicio complicado para varios de los equipos, sólo Kansas City Chiefs parecía cumplir las expectativas. Pero eso está cambiando. Esta semana perdieron contra unos Raiders que se la jugaban y los Broncos, que eran segundos, fueron apalizados por los Chargers. Especialmente buena está siendo la reacción de la ex franquicia de San Diego, ahora en Los Ángeles. Comenzaron 0-4 perdiendo algunos partidos en el último segundo y ahora llevan tres victorias seguidas, con buen ritmo en ataque y una defensa que mete miedo con Bosa e Ingram. Sólo dos triunfos separan a las cuatro franquicias.

No Hay Más Artículos