La violencia inherente del fútbol americano provoca que cada temporada los protagonistas sufran graves lesiones. Es inevitable. Pero este año los problemas físicos se están cebando especialmente con las estrellas de la NFL, que ve, cuando está entrando en el tramo final de curso, como casi la mitad de las franquicias han perdido a uno o varios de sus jugadores más importantes. Los Texans son el ejemplo perfecto, con sus J.J Watt y Deshaun Watson, líderes de defensa y ataque, fuera definitivamente. Eric Berry, Odell Beckham Jr., David Johnson, Julian Edelman, Aaron Rodgers… son sólo algunos ejemplos del enorme talento que ha perdido la liga y el gran espectáculo que se pierden los aficionados.

A ella se unió la pasada madrugada Richard Sherman. El cornerback de los Seahawks, uno de los mejores de la liga y líder de una de las mejores defensas, se rompió el tendón de Aquiles en el encuentro ante los Cardinals y se despide de la presente campaña. El jugador se dio cuenta inmediatamente de lo que le había sucedido y así lo aseguró ante los medios, con una mezcla de naturalidad y emoción que deja claro lo asumido que los protagonistas tienen este tipo de desgracias.

Después del encuentro, ya con necesidad de ayudarse de las multas para andar, Sherman reconocía que llevaba arrastrando dolor en la zona desde hace semanas, que como buen veterano procuraba no hacer movimientos bruscos. Esta semana los Seahawks juntaban partido domingo y jueves y fue duda hasta última hora por molestias en el tendón de Aquiles. Pero esa mentalidad de héroes, a veces mal entendida en la NFL, lo mandará a la banda hasta el próximo año: “Me venía molestando todo el año, pero no puedes poner excusas, hay que jugar”.

Sherman siempre ha sido uno de los jugadores más críticos con los propietarios por el trato que reciben los jugadores. Ya se había mostrado contrario al encuentro de los jueves en alguna ocasión, argumentando que era imposible recuperarse de un partido de NFL en tres días. Ahora deja sin una pieza importante a la ya legendaria ‘Legion of Boom’, que por si fuera poco está jugando sin Earl Thomas en los últimos encuentros, también por lesión.

Los Seahawks ganaron el encuentro, de nuevo con muchos problemas en ataque. De nuevo con Russell Wilson ejerciendo de escapista, pero es posible que el equipo de Seattle haya perdido mucho más y habrá que ver cómo se recompone esa defensa sin Sherman en lo que queda de temporada.

No Hay Más Artículos