La NFL alcanza la Semana 11 de la presente temporada, la última en la que hay equipos que descansan, y lo hace con la confirmación de los Vikings como candidatos a todo. La franquicia de Minnesota, así como unos Saints que también saben ganar con épica, piden paso en la revolución de la Conferencia Nacional, con varios líderes de nuevo cuño. En el otro extremo siguen unos calamitosos Browns, que sufrieron una nueva derrota para un balance de 0-10, y, aunque menos, los Packers, que no superan la baja de Rodgers y se quedaron sin anotar por primera vez en once años.

1.- El muro vikingo. El duelo entre Minnesota Vikings y Los Ángeles Rams medía las aspiraciones de dos franquicias que están cuajando una gran temporada. El duelo fue para los norteños, que demostraron una vez más tener una de las mejores defensas de la NFL. Limitaron a la ofensiva dirigida por McVay, la mejor de la liga, a un único touchdown, en el primer drive. Pero además de ahogar a Goff, Gurley y compañía, fueron madurando el encuentro para sentenciarlo en el último cuarto con otra exhibición de Thielen, el ídolo local.

2.- Santos Invencibles. Los New Orleans Saints sumaron su octava victoria consecutiva en un encuentro que dejó patente el estado de gracia que viven Brees y compañía. No les salió nada en ataque hasta el último cuarto y estaban siendo barridos por los Redskins. Pero con 18 puntos en los minutos finales mandaron el encuentro a la prórroga para ganar con un field goal. Ingram y Kamara volvieron a estar muy finos en la carrera, y también tocados en el juego de pase, como demuestra la recepción del rookie en la anotación decisiva.

3.- Ni rastro de los Chiefs. Poco queda de aquellos Chiefs que arrasaron en el inicio de la temporada y se pusieron 5-0. Han perdido cuatro de los últimos cinco partidos y especialmente dolorosa ha sido la última. Por el rival, unos Giants que hace semanas que están de vacaciones, y también por las formas, evidenciando todos los problemas de un ataque que en septiembre y octubre parecía imparable. Lo único que los salva es que sus rivales de división están peor todavía y aún tienen dos victorias de ventaja en el liderato de la AFC Oeste.

4.- El karma atrapa a los Bills. El drama del domingo lo protagonizaron los Buffalo Bills. En un año que parecía de transición, la franquicia había realizado un buen inicio de temporada que le permitía aspirar a playoff. Pero dos derrotas seguidas dispararon los nervios y la ambición. La decisión fue sentar a su quarterback, Tyrod Taylor, al parecer por no ser capaz de ganar partidos. El secreto era que Taylor, al menos, no los perdía. Su lugar lo ocupó el novato Nathan Peterman, que en sólo dos cuartos lanzó cinco intercepciones, dos más de las que llevaba su predecesor en el puesto en todo el año. El partido, obviamente, se acabó al descanso (7-37). También su tiempo, regresando al banquillo en el tercer cuarto.

5.- Larry The Legend. Arizona Cardinals es una de esas franquicias que ya está pensando en la próxima temporada. Las lesiones han derribado un proyecto que estaba cogido con pinzas, pero al menos tienen la suerte de contar con una leyenda viva de la NFL. A sus 34 años, Larry Fitzgerald sigue compitiendo cada balón como el primer día. Sin estridencias, sin tonterías. Ante los Texans no pudo evitar una nueva derrota de su equipo, pero se convirtió en el quinto jugador de la historia con más yardas de recepción, el primero en activo, sólo unos días después de firmar su renovación para jugar, al menos un año más. Por suerte para nosotros.

No Hay Más Artículos