Hoy se celebra en Estados Unidos una de las citas más esperadas del año: el día de Acción de Gracias. Lo que es una jornada ya de por sí especial para cualquier norteamericano, multiplica su atractivo si eres fan de la NFL, con varios encuentros tan tradicionales como el pavo. Detroit Lions y Dallas Cowboys son los grandes protagonistas en la competición y como cada año desde hace más de medio siglo saltarán al emparrillado mientras cuentan con la atención de todo el país, y del resto del mundo.

Porque las dos franquicias son las invitadas perennes de este día desde que sus propietarios decidieran jugar aprovechando el Thanksgiving para tener más visibilidad. Da igual cómo les vaya la temporada, pero precisamente este año, tanto los de Michigan como los de Texas se juegan sus aspiraciones de playoff con dos encuentros muy atractivos.

Del primer plato se encargarán Matthew Stafford y los suyos, que se enfrentan ante los poderosos Vikings en un duelo divisional. Con los Packers desangrándose tras la lesión de Rodgers, el trono de la NFC Norte parece destinado a uno de los dos. Los de Minnesota tienen ventaja, pero los Lions están sólo dos triunfos por detrás y ganar hoy los metería de pleno en la lucha por el título divisional, ya que además ya vencieron en el primer duelo del curso.

Pero el duelo es importante para el equipo de Detroit pensando también en el plan B. Porque visto el ritmo que lleva su rival puede que sea difícil atraparlos incluso ganando, pero un triunfo le permitiría seguir aspirando a una plaza de wild card en la que están empatados con los Falcons.

Más problemas tienen los Cowboys, y no sólo por una cuestión de récord (5-5 en este momento). Ellos serán los encargados de servir el plato principal ante Los Ángeles Chargers en un encuentro a todo o nada. La paliza recibida ante los Eagles, líder de su división y ahora mismo el mejor equipo de la NFL, lo descartó en la pelea con los de Philadelphia por el primer puesto y ya sólo pueden mirar a la wild card.

Las plazas de playoff están caras en la Conferencia Nacional y más si tenemos en cuenta las bajas de Elliot y Sean Lee, que han debilitado considerablemente el ataque y la defensa del ‘Equipo de América’. Perder hoy contra los Chargers, que también tienen opciones de meterse en la lucha por el anillo, supondría dejar las opciones de los Cowboys en poco menos que un milagro.

El postre lo ponen Washington Redskins y New York Giants. Lo que en agosto se podía imaginar como un gran encuentro en la lucha por la división se ha quedado descafeinado por los problemas de ambos equipos. Aunque con sensaciones diferentes, las lesiones se han cebado con los capitalinos, que de todas formas tienen los playoff no demasiado lejos, mientras que los Giants han acusado un mal inicio que ha derivado en muchos problemas de vestuario. Ganaron la semana pasada a los Chiefs, pero ya no tienen nada que hacer este curso.