La NFL ha alcanzado la Semana 12, que comenzaba ya el pasado jueves con el día de Acción de Gracias. Esto significa que la temporada ha llegado a su punto de no retorno, donde a nadie le interesa cómo se consiguen las victorias y sí el hecho de sumar triunfos al casillero en el sprint final por los playoff. Los favoritos ya han entrado en velocidad de crucero y, al otro lado del río, quedan también los malos equipos que ya piensan en tener más suerte el próximo año. Encabeza este desfile de desastres los Cleveland Browns, que caminan de forma irremediable hacia el 0-16 después de una nueva derrota ante los Bengals.

1.- Eagles vs Patriots. Nada puede darse por seguro en la NFL. Con un mes de temporada regular y la dureza de los playoffs por delante, todo puede ocurrir, pero ahora mismo parecería una sorpresa cualquier cosa que no fuera una Super Bowl que enfrentase a Philadelphia Eagles y New England Patriots. Cada uno en su conferencia, ambas franquicias lideran con mano de hierro y ganaron un domingo más sin mayores apuros.

2.- Los Saints pierden y se incendia el sur. Los Ángeles Rams demostraron que van muy en serio y tras caer ante los Vikings pese a dar la cara, esta semana se impusieron a los Saints, que vieron cómo se terminaba una racha de ocho triunfos seguidos. Esto incendia la NFC Sur, que ahora mismo metería a tres equipos en playoff, ya que Carolina Panthers y Atlanta Falcons vencieron sus encuentros. También en el sur, pero en este caso de la Conferencia Americana, se aprieta la cabeza tras el triunfo de los Titans y la sorprendente derrota de los Jaguars en su visita a los Arizona Cardinals.

3.- Chargers, grandes vencedores. Después de comenzar la temporada 0-4 muchos daban la temporada de Los Ángeles Chargers por perdida. Pero gracias al corazón de Philip Rivers y, sobre todo, la presión que Bosa e Ingram meten a los quarterbacks rivales, han logrado remontar. Se han colocado 5-6 y la incapacidad de sus compañeros de división los deja con el título a tiro. Aunque claro, son los Chargers y es posible que encuentren alguna forma de echarlo todo a perder.

4.- Julio Jones y el despertar del dragón. No estaba siendo una gran temporada para el para muchos considerado mejor receptor de la NFL. Los problemas en ataque de los Falcons se estaban dejando ver en los números de Julio Jones, con sólo un touchdown en los primeros diez partidos. Su despertar lo sufrió Tampa Bay. Jones se llevó 12 recepciones para 253 yardas, dos anotaciones… y la cintura de su defensor en más de una ruta escandalosa.

5.- Garoppolo ya dirige en los 49ers. Shanahan ha tardado tres semanas, más casi un encuentro completo, en darle la titularidad a Jimmy Garoppolo. Tras adquirirlo en los últimos días del mercado, los 49ers querían ir con cuidado con su QB de futuro, pero es posible que se hayan dado cuenta de su error nada más verlo lanzar sus primeros pases. Apenas dirigió un drive, pero ya lanzó su primer pase de touchdown como minero. No sirvió para ganar a unos mermados Seahawks, pero al menos levantó la ilusión del conjunto californiano.