La temporada regular de la NFL llega a sus últimas jornadas y cada encuentro empieza a ser ya decisivo. En la Semana 15 varios equipos sellaron su presencia en los playoffs que se disputarán en enero, mientras que otros dijeron adiós a cualquier posibilidad de participar en la lucha por el título. En en sótano de la liga, la atención se la siguen llevando los Cleveland Browns, que añadieron otra derrota a su casillero para el 0-14 y a los que se le agotan las balas para evitar hacer historia de la mala.

1.- El partido del año en Pittsburgh. Esta semana estaba marcada por el duelo entre Steelers y Patriots y no decepcionó. El encuentro tuvo de todo: actuaciones individuales antológicas como la de Gronkowski, lesiones importantes en ambos bandos (todos respiramos cuando supimos que Antonio Brown volverá para playoff), polémica arbitral y emoción hasta el final. Una mala decisión de Roethlisberger en la última jugada le dio el triunfo y el título de división a New England, que se coloca primero en la carrera por el seed 1 de la Conferencia Americana.

2.- No Wentz, no problem. Los Eagles reaccionaron como un grande a la lesión de Carson Wentz, su quarterback estrella y candidato a MVP. A pesar de un arranque complicado ante los Giants, los de Philadelphia demostraron ser el equipo más completo de la NFL. Defensa asfixiante y equipos especiales decisivos, con un punt y un field goal bloqueado. Si a eso le añadimos que Nick Foles, el sustituto de Wentz detrás del center, pasó para 234 yardas y lanzó cuatro pases de touchdown podemos pensar que siguen siendo candidatos a todo.

3.- Dejen paso a los nuevos. Rams y Jaguars tenían ante si la oportunidad de dejarle claro a sus últimos líderes de división que han llegado nuevos tiempos. No la desaprovecharon. Los californianos aplastaron sin miramientos a unos diezmados Seahawks, solventando el encuentro por la vía rápida: 34-0 al descanso.

Espectacular de nuevo Todd Gurley y la defensa angelina, que atosigó a Wilson hasta el extremo. Receta similar aplicaron los de Jacksonville a los Texans, con un 30-0 tras los dos primeros cuartos y la sensación de que, si con esa defensa, ahora también empieza a funcionar Blake Bortles…

4.- Aaron Rodgers oxidado. El regreso del héroe de Green Bay no fue suficiente para que los Packers pudieran seguir soñando con playoffs. El gran quarterback dejó destellos de magia, pero también se le notó oxidado y cometió varios errores impropios de él cuando está en forma. Además se encontraron con unos Panthers que van a más liderados por la seguridad que ahora mismo transmite Cam Newton, atreviéndose incluso a vacilar a los rivales.

5.- Garoppolomanía en San Francisco. De todas las franquicias que ya no tienen nada que decir en la presente temporada, pocas miran a la próxima con tanta ilusión como los 49ers. Cada paso que ha dado la nueva gerencia, liderada por John Lynch y Kyle Shanahan, está cuadrando y la guinda ha sido conseguir el traspaso de Jimmy Garoppolo. El alumno aventajado de Tom Brady ha llevado al triunfo a su equipo en los tres partidos que ha sido titular. Ante los Titans, con un minuto de reloj y un tiempo muerto, colocó a los suyos sin mayor problema en distancia de field goal para ganar el encuentro y desatar la euforia en San Francisco. Eso sí, en febrero se convertirá en agente libre y tendrán que pagarle. Y mucho.

No Hay Más Artículos