El 2017 no ha sido un gran año para el respeto y la tolerancia. En todos los rincones del mundo y ámbitos de la vida, en general, pero especialmente en el deporte y Estados Unidos. La proliferación de grupos extremistas y los casos de acoso sexual están a la orden del día, por desgracia cada vez más, y en este sentido el último en verse envuelto en un escándalo es Jerry Richardson, propietario de los Carolina Panthers.

La NFL se ha unido a la investigación, iniciada por la propia franquicia, para aclarar el comportamiento de Richardson al frente de los Panthers, al que se le acusa no sólo de acoso sexual e insultos racistas a sus empleados, sino también de comprar el silencio de al menos cuatro ex trabajadores para que su conducta en las oficinas no saliese a la luz.

El escándalo no ha tardado en sacudir a la liga. En parte por la importancia del personaje, en parte por tratarse de una nueva polémica de este tipo cuando la tormenta Colin Kaepernick no ha amainado del todo. La reacción de Jerry Richardson no se ha hecho esperar. Quizá para no dañar la imagen de los Panthers, quizá para apartarse de los focos, ha anunciado que al final de la presente temporada pondrá a la venta la franquicia.

Richardson, actualmente el único propietario de la NFL que jugó en la liga, es además el fundador de los Carolina Panthers y todo un héroe en la comunidad de Carolina: “Nunca podré compensar la bondad y generosidad que me habéis mostrado a mi y mi familia durante más de dos décadas (…), aunque ya no seré el dueño, seguiré siendo el fan número 1 de los Carolina Panthers“.

Y como la ironía tampoco está de más en estos momentos, uno de los primeros en mostrar su intención de hacerse con el equipo ha sido… Colin Kaepernick. Sin saber todavía cuánto de serio tiene su propuesta, ni si el resto de propietarios se lo permitiría (si no le han dejado ser quarterback, apostaría a que mucho menos le dejarán compartir mesa) el jugador ha disparado al atención en Twitter junto al rapero ‘Diddy’, cuyo plan era comprar los Panthers y poner a Kaepernick a jugar de nuevo. No nos queda otra que seguir atentamente el proceso de venta.

No Hay Más Artículos